ENG 🇬🇧
cactus San Pedro

ABC

Cactus San Pedro: Todo Sobre la Planta Andina que Contiene Mescalina

Cactus San Pedro: Todo Sobre la Planta Andina que Contiene Mescalina

✍ 1 October, 2023 - 13:25


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


Por

Contenidos

  1. ¿Qué es el San Pedro?
  2. Propiedades del cactus San Pedro
  3. Tomar San Pedro: ¿Cómo es la experiencia?
  4. ¿Cómo es una ceremonia de San Pedro?
  5. Efectos secundarios del San Pedro
  6. ¿Es legal el cactus San Pedro?
  7. Huachuma: Medicina del corazón

El San Pedro se utiliza ininterrumpidamente desde hace miles de años. Este cactus andino surgió de misteriosos rituales bajo antiguas pirámides, se adaptó para sobrevivir al colonialismo español y ahora se ha extendido por todo el mundo como una planta ornamental sorprendentemente común que contiene mescalina.

Contenido relacionado: Mescalina: Todo lo que Siempre Quisiste Saber y Nunca te Animaste a Preguntar

Conocida originalmente como “huachuma” en quechua, las primeras pruebas del uso de este cactus están documentadas por la cultura Chavín del norte de Perú. Nadie sabe cómo ni por qué se utilizaba el cactus en un laberinto de túneles bajo pirámides. Pero es seguro suponer que el consumo de esta planta formaba parte de la cultura Chavín, que se tomó la molestia de decorar con esculturas de piedra de chamanes que sostienen cactus mientras se transforman en jaguares.

Hoy en día, el San Pedro ha seguido extendiéndose por el mundo. Se puede encontrar en jardines norteamericanos, europeos y australianos. El San Pedro es encantador, fácil de propagar y cultivar, con hermosas flores de color crema y fragantes. Pero atención: si se prepara este cactus para el consumo, se convierte en una sustancia controlada.

¿Qué es el San Pedro?

Este cactus columnar tiene su origen natural en las laderas occidentales de los Andes, en Ecuador y el norte de Perú, a 1500-3000 metros de altitud. La ciencia occidental reconoce el San Pedro como Trichocereus (o a veces Echinopsis) pachanoi. Sus parientes cercanos, la antorcha peruana (Trichocereus peruvianus) y la antorcha boliviana (Trichocereus bridgesii), también contienen mescalina y a veces se las denomina San Pedro. Sin embargo, se dice que hay muchos más tipos de huachuma en los Andes, a menudo caracterizados por el número de crestas del cactus. Cuatro es la más afortunada, ya que representa las cuatro direcciones, mientras que se dice que las demás tienen efectos sutilmente diferentes.

Contenido relacionado: ¿Qué Es el Peyote? Todo sobre el Cactus de la Mescalina

Las pruebas sugieren que el San Pedro se cultivaba entre el 200 y el 600 a.C. y se seleccionaba por sus efectos psicotrópicos. La veneración por la planta permitió que el San Pedro viajara mucho más allá de su área de distribución natural. Gracias a que se adapta grandes altitudes, puede sobrevivir a -10℃, mientras que si se colocan en el suelo secciones de 30 cm de largo que suelen propagarse fácilmente, pueden desarrollar raíces en pocas semanas. Una vez establecido, el cactus San Pedro puede crecer felizmente alrededor de 30 cm por año, que es también convenientemente la cantidad media de cactus necesarios para un viaje.

Propiedades del cactus San Pedro

El estado alterado inducido por el San Pedro se atribuye a la mescalina, una fenetilamina, de la misma clase de drogas que la MDMA. Como fenetilamina, la mescalina tiene efectos estimulantes, actuando sobre los receptores de  dopamina, adrenalina y serotonina.

La doctora Malin Uthuag, autora de varios artículos sobre la mescalina y el San Pedro, escribe que la mayoría de los psicodélicos actúan sobre el sistema de serotonina de nuestro cuerpo, concretamente sobre los receptores de serotonina 5-HT2A. Sin embargo, la mescalina afecta además a los receptores 5HT2C asociados a la dopamina y la adrenalina. El cactus de San Pedro contiene muchos alcaloides aparte de la mescalina, algunos de los cuales fueron considerados ligeramente psicoactivos por el químico psicodélico pionero Alexander Shuglin.

Contenido relacionado: MDMA o Éxtasis: Todo lo que Necesitas Saber

Esta variedad de alcaloides confiere al San Pedro efectos únicos con respecto al peyote o a la mescalina sintetizada. Aunque esta sopa química pueda sonar intimidante, el San Pedro se describe a menudo como ensoñador, y las encuestas de la doctora Uthuag confirman que la mescalina es considerada por muchos una “experiencia suave, eufórica y corporal/táctil”.

Tomar San Pedro: ¿Cómo es la experiencia?

Entender cómo funciona el San Pedro implica algo más que hojear una lista de neurotransmisores. La verdadera mecánica viene de cómo se usa. Desde las ceremonias tradicionales impregnadas de rituales hasta pasar el rato a solas con las plantas en tu jardín, hay abundantes formas de usar el cactus. Sea cual sea la vía que elijas, ten paciencia: el San Pedro puede tardar entre dos y tres horas en hacer efecto. La experiencia se acumula en oleadas y, aunque puede producirse una profunda introspección y confusión, el viaje suele ser un subidón energizante y extraordinariamente lúcido que dura de 10 a 14 horas, a veces más.

Se producen imágenes, pero a diferencia de lo que ocurre con las plantas medicinales como la ayahuasca, la gente suele permanecer firmemente presente en su cuerpo. Paul, un británico que lleva 18 años dando a la gente el cactus del Valle Sagrado de Perú en su jardín, advierte: “Esas percepciones, los colores y todo lo que viene, disfrútalos. Pero no te pierdas en ellos. En realidad, no es el propósito”. En lugar de buscar visiones, muchxs se sienten atraídos por la reputación de San Pedro como medicina para el corazón, magnificación de los elementos naturales y energía amable comparada con la de un abuelx. Paul explica que “lo que me gusta de esta planta es que se considera más suave. Es sutil; no es tan dramática en lo visual“.

Contenido relacionado: Tomar Ayahuasca: ¿Cómo Es la Experiencia?

En el jardín de Paul no hay altares, cantos medicinales ni rituales. A pesar de llevar años rodeado de rituales, tanto en Perú como meditando en la India, Paul ofrece una introducción sencilla e instrucciones como permanecer presente, concentrarse en el interior y respirar en él. Hace hincapié en que el cactus de San Pedro “nos guía para adentrarnos más en el reino de la consciencia… y eso no es un ejercicio intelectual”, sino que “el corazón es quizá el portal o una entrada más allá a lo que hay más allá de la mente”.

san pedro

Imagen vía DoubleBlind

¿Cómo es una ceremonia de San Pedro?

Mientras que a algunxs les gustará observar colibríes en el jardín, otrxs consideran que los efectos estimulantes y eufóricos del cactus San Pedro son una poderosa herramienta para grupos y ceremonias. Existen tradiciones en el norte de Perú, pero se ha perdido el conocimiento sobre cómo era una antigua ceremonia huachuma. El tiempo y el colonialismo desempeñaron un papel en la desaparición, siendo este último el responsable del cambio de “huachuma” a “San Pedro”. Los primeros sacerdotes estaban convencidos de que el cactus daba visiones del diablo, pero después de que su asociación cambiara a San Pedro, de quien se decía que tenía “las llaves del cielo”, el uso continuó, pero con símbolos cristianos entretejidos en la ceremonia.

Contenido relacionado: Guía Práctica: Cómo Tomar Hongos Psicodélicos

La evolución es quizá necesaria para cualquier tradición que sobreviva tanto tiempo como San Pedro. No podemos recrear los antiguos rituales, sino escuchar a las plantas que lxs enseñaron originalmente. Alonso del Río es el fundador del Centro de Sanación y Estudios de la Conciencia, Ayahuasca Ayllu. Ayahuasquero, músico y autor, del Río comenzó a aprender sobre el cactus a los 15 años, hace más de cuarenta. Durante su primer viaje con los efectos del cactus de San Pedro acompañado de amigxs en un parque, comparte que tuvo “la suerte de escuchar la planta”. Sin huachumeros en Lima, donde creció, del Río siguió aprendiendo de la experiencia directa del cactus. Más tarde también estudiaría ayahuasca con los shipibos, y estas experiencias y el conocimiento de símbolos y mitos ancestrales crearon una nueva ceremonia.

En el planteamiento de del Río, basado en el símbolo universal de las cuatro direcciones, lxs participantes entran en un proceso que él compara con la terapia grupal, pero con huachuma. Explica que “la expresión de nosotrxs mismos en medio de los efectos fuertes es diferente”. En lugar de un altar de objetos sagrados, el proceso de del Río mueve a lxs participantes a través de los cuatro puntos cardinales y los elementos asociados. En cada altar, diversos simbolismos guían a lxs participantes a hablar en público, mientras están con los efectos de la medicina. Del Rio relata cómo “nuestra historia es la misma. Mucha gente se enfrenta a las mismas luchas y los mismos abusos”.

Aunque puede que la ceremonia no resulte natural para todo el mundo, habla de “lo importante que es sanar juntxs”. También tiene claro que, aunque usar el cactus San Pedro a solas o las populares caminatas por la montaña bajo la influencia de los cactus no están mal, él ve el poder de “la ceremonia y el ritual como un vehículo para concentrar tu energía“. Tras esto, su ayudante Francisco Riverola añade rápidamente: “y todo el mundo llora”, mientras del Río asiente con la cabeza.

Efectos secundarios del San Pedro

Sin embargo, si decides usar esta sustancia, es importante que te acerques a la mescalina con precaución, como con cualquier otra sustancia que altere la mente. El San Pedro y la mescalina se encuentran entre los psicodélicos más débiles gramo a gramo, con un 5% de la potencia de la psilocibina. Para consumir San Pedro se suele tomar una taza de lo que Paul llama “pegote o baba verde”. La dificultad de ingerir batidos amargos y espesos de mescalina o cucharadas secas de polvo de cactus hace que sea poco probable que uses una cantidad considerable que cause daño.

Contenido relacionado: Reducción de Daños: Cómo Consumir Psicodélicos de Manera Segura

Sin embargo, el gentil “espíritu de abuelo” de San Pedro no son sólo fractales y conexiones con tus antepasados. Puede producirse confusión, paranoia, mareos y “la purga”. Visto como una limpieza desde una perspectiva tradicional, el vómito es menos común que con la ayahuasca, pero ocurre. En el jardín de Paul, un cubo de plástico para la purga y un té de jengibre para calmar el estómago forman parte de la experiencia.

Aunque el cactus San Pedro tiene un largo historial de uso seguro, como cualquier psicodélico, conlleva riesgos. Siempre existe la posibilidad de desestabilizarse con el uso de psicodélicos, sobre todo si alguien tiene antecedentes de psicosis, trastorno bipolar, esquizofrenia y otros problemas de salud mental.

Dicho esto, el cactus San Pedro no se considera adictivo, sino todo lo contrario. Lxs investigadores están explorando la mescalina como posible tratamiento de la adicción.

Para quienes hayan tenido una experiencia psicodélica negativa, es importante recordar esto: hay apoyo disponible. Si has tomado mescalina en Estados Unidos y estás preocupado o confuso sobre tu experiencia, puedes llamar a la línea de apoyo psicodélico Fireside al 62-FIRESIDE.

¿Es legal el cactus San Pedro?

El San Pedro se puede cultivar legalmente como planta ornamental en la mayor parte del mundo, y algunas variedades que contienen mescalina se han visto en centros de jardinería. Sin embargo, como norma general en todo el mundo, la mescalina es una sustancia controlada.

Contenido relacionado: Set & Setting: Por Qué Es Importante Saber Cuándo y Dónde Tomar Psicodélicos

La ruta más clara para conectar con el cactus de forma legal está en Sudamérica. El San Pedro es fácil de encontrar en mercados o ceremonias de Perú, Bolivia y Ecuador. Asimismo, se han aprobado leyes que honran las tradiciones de medicina vegetal de lxs indígenas tanto en Perú como en Bolivia. El San Pedro también se puede usar en algunas partes de Europa, sobre todo con la despenalización de las drogas en Portugal y la zona gris y poco estricta de España, que no especifica nada en contra de su consumo.

Cuando el cactus se cosecha y se convierte en té, pasa a ser ilegal en Estados Unidos, Canadá, Australia y la mayor parte de Europa. Las ceremonias de San Pedro suelen celebrarse allí donde crece, independientemente de la legalidad, aunque en algunas regiones la ceremonia clandestina está en vías de desaparición. La Proposición 122 de Colorado permite ahora el uso legal de la mescalina (excepto el peyote), y la creciente lista de jurisdicciones de Estados Unidos que han legalizado las plantas enteógenas permiten todas ellas el uso del cactus San Pedro.

Huachuma: Medicina del corazón

El San Pedro es una de las plantas medicinales más antiguas del mundo, con pruebas que sugieren que se usa desde hace más de diez mil años. Pocas tradiciones han sobrevivido tanto tiempo y, sin embargo, el San Pedro sigue pasando desapercibido en comparación con superestrellas como los hongos mágicos y la ayahuasca.

Contenido relacionado: [Video] Todo lo que Siempre Quisiste Saber sobre Psicodélicos y Nunca te Animaste a Preguntar

Al mismo tiempo, esto puede ser un regalo: no muchas medicinas tienen el mismo alcance mundial. El cactus San Pedro se encuentra en selvas, desiertos, montañas e incluso en Home Depot. Como dice del Rio: “Le gusta crecer y le gusta ayudar“. Y quizá no sea casualidad que una medicina del corazón haya calado tan hondo en un norte global que lucha contra los trastornos de la mente.

Vía DoubleBlind, traducido por El Planteo

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte

lebron james discos
Cannabis y Finanzas - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga. gráfico viridian
mescalina