ENG 🇬🇧
ketamina psicodélico

Ciencia

¿La Ketamina Es Realmente un Psicodélico? Es Complicado

Por Natan Ponieman

¿La Ketamina Es Realmente un Psicodélico? Es Complicado

✍ 23 septiembre, 2021 - 14:09

La ketamina, un fármaco anestésico aprobado por la FDA, se ha convertido recientemente en la estrella del movimiento de la medicina psicodélica.

Hoy por hoy, varios psicodélicos como la psilocibina y la MDMA se están acercando a la aprobación de la FDA para el tratamiento de diversas indicaciones de salud mental. Y la ketamina está allanando el camino para el desarrollo de una industria en todo EEUU en torno a la terapia psicodélica.

Contenido relacionado: Ketamina: Todo lo que Siempe Quisiste Saber y Nunca te Animaste a Preguntar

La ketamina y sus efectos disociativos y psicodélicos han sido acogidos por la floreciente industria psicodélica como una “droga de entrada” a un nuevo ecosistema empresarial compuesto por clínicas especializadas, terapeutas formadxs y protocolos médicos únicos.

Varias clínicas que ofrecen tratamientos con ketamina se afanan en presentarla como el “único psicodélico legal”. Aún así, hay voces dentro del mundo académico que plantean dudas sobre los inflados efectos psicodélicos del compuesto.

¿Depende la acción terapéutica de la ketamina de sus efectos de alteración mental? ¿Debería llamarse psicodélico? ¿Cuáles son las consecuencias de esta definición para pacientes desinformadxs?

Por qué es importante definir la ketamina

La ketamina fue sintetizada originalmente en los años ’50, y aprobada en EEUU como medicamento anestésico. Recientemente, ha ganado la atención en las esferas biomédicas por sus efectos antidepresivos de acción rápida.

Su estatus legal ha permitido a los proveedores de servicios médicos ofrecerla como medio disponible para abastecer la creciente demanda de medicina psicodélica.

En la actualidad, la mayoría de los “psicodélicos clásicos” (incluyendo la psilocibina, el LSD, la mescalina o la DMT) siguen siendo sustancias catalogadas. Probablemente seguirán siéndolo hasta que la FDA apruebe su uso en salud mental y otras indicaciones.

Mientras tanto, las empresas luchan por encontrar las primeras fuentes de ingresos para financiar el boom de los psicodélicos. Y la ketamina se ha lanzado a la vanguardia del movimiento psicodélico como una droga que altera la mente; cuyos efectos podrían estar en consonancia con los objetivos del tratamiento psicodélico.

Contenido relacionado: ¿Cómo es la Terapia Asistida con Ketamina?

“La gente interesada en establecer clínicas psicodélicas ahora mismo está promoviendo la ketamina como un psicodélico, sobre todo porque es accesible para lxs médicos”, dijo la Dra. Rachel Yehuda, directora del Centro de Psicoterapia Psicodélica e Investigación del Trauma del Hospital Mount Sinai de Nueva York.

El Directorio de Clínicas de Ketamina muestra docenas de clínicas que ofrecen tratamiento legal con ketamina en EEUU, con ubicaciones en todas las ciudades importantes. El directorio sólo presenta clínicas que “cumplen con un estándar de prácticas seguras, tienen un historial de servicio de ketamina y no se dedican a la atención de pacientes cuestionable”. Esto significa que el número de clínicas de ketamina en el país es mucho mayor que las que aparecen en el sitio.

Ketamine Wellness Centers Arizona LLC, una cadena de clínicas de ketamina con sedes en ocho estados de EEUU, informó recientemente que había ofrecido más de 60.000 tratamientos con ketamina. Esto representó ingresos de USD 3,5 millones sólo en el 2020.

La eficacia de la ketamina en el tratamiento de los síntomas de la depresión y otros trastornos de la salud mental ya no está en duda. Aún así, la comunidad científica todavía no se ha puesto de acuerdo sobre si estos efectos provienen de la función puramente biológica de la droga (como funcionan la mayoría de los fármacos psiquiátricos), o de su capacidad para inducir estados alterados de conciencia que pueden facilitar el crecimiento psicológico (como funcionan psicodélicos como el LSD o la psilocibina en contextos terapéuticos).

“Es una discusión semántica”, dijo Hamilton Morris, investigador académico y director de Hamilton’s Pharmacopeia, en una serie documental sobre drogas psicoactivas distribuida por Hulu y Discovery.

Contenido relacionado: ¿Qué Compañías Están Realizando Estudios Clínicos sobre Psicodélicos? Una Lista Completa

“La gente habla de los psicodélicos clásicos con una definición algo precisa. Así que si se habla de eso, de psicodélicos clásicos o serotoninérgicos, está claro que la ketamina no es un ejemplo; pero el término paraguas de psicodélico sí abarca una serie de sustancias farmacológicamente y químicamente no relacionadas”, dijo Morris. Recientemente, ha sido contratado como asesor científico por MindCure (CNSX: MCUR) (OTC: MCURF) y Compass Pathways (NASDAQ: CMPS), dos empresas del sector de la psicodelia.

¿Es la ketamina realmente un psicodélico?

A medida que las sustancias psicodélicas vuelven a estar de actualidad, se invierten miles de millones de dólares en una industria que pretende explotar al máximo su potencial terapéutico.

Poder etiquetar un tratamiento como “psicodélico” puede ser muy beneficioso cuando se intenta atraer a clientes que han oído hablar de los psicodélicos y de su potencial terapéutico.

Pero si la ketamina no puede definirse como un psicodélico, la cuestión de su definición deja de ser un problema de taxonomía académica, para convertirse en una cuestión de bioética y transparencia comercial.

La Dra. Yehuda cree que la ketamina “es un anestésico disociativo que tiene propiedades terapéuticas que no dependen en absoluto de sus propiedades psicodélicas“.

“La ketamina puede efectivamente influir en la percepción del paso del tiempo, la desconexión o el cambio de sus sensaciones corporales, u otras experiencias sensoriales o pensamientos; pero la fenomenología y farmacología de la ketamina es diferente a la de los psicodélicos clásicos”, dijo Yehuda.

Contenido relacionado: ¿Puede la Ketamina Librarse de su Mala Reputación?

En su opinión, las clasificaciones de las drogas no deberían hacerse únicamente sobre la base de las características subjetivas de un compuesto, como el hecho de que a veces pueda causar disociación o efectos psicoactivos. “Cuando hablamos de química y desarrollo de fármacos, deberíamos definir una droga psicodélica sobre todo en base a la química de la molécula, su farmacocinética y su mecanismo de acción”.

¿El potencial curativo de la ketamina proviene de sus propiedades ‘psicodélicas’?

La Dra. Celia Morgan, profesora de psicofarmacología de la Universidad de Exeter (Reino Unido), está de acuerdo con la petición de Yehuda de mejorar la clasificación de las drogas psicodélicas. Sin embargo, en su opinión, los efectos subjetivos (o “sentidos”) deberían servir de base para estas clasificaciones.

“Supongo que ésa es mi perspectiva como psicóloga. Veo estos agentes (e incluyo la ketamina) como catalizadores para la terapia psicológica. Pueden ser eficaces por sí solos porque te permiten adoptar una perspectiva diferente de tu vida y pensar en tus problemas de otra manera”, dijo Morgan.

La investigadora cree que es “un poco reductor basar eso puramente en la farmacología”; porque eso “no encapsula todo el potencial de estas sustancias.”

En el 2019, Janssen Pharmaceuticals, una filial de Johnson & Johnson (NYSE: JNJ), lanzó Spravato. Este spray nasal aprobado por la FDA contiene esketamina (un derivado de la ketamina) para el tratamiento rápido de los síntomas de la depresión.

Dicho fármaco produce un efecto disociativo. Sin embargo, ésta no fue la razón por la que se aprobó.

“Las versiones de la ketamina que han sido aprobadas por la FDA para indicaciones como la depresión fueron capaces de destilar sus propiedades terapéuticas hasta la farmacología, el mecanismo de acción de la ketamina y los sistemas biológicos que se creía que se restablecían para aliviar la depresión y los síntomas de suicidio e incluso el TEPT”, explicó Yehuda.

Contenido relacionado: Estudio: 69% de Pacientes Suicidas Vio un Avance ‘Significativo’ con Terapia de Ketamina

En el caso del Spravato, se cree que su acción sobre los receptores NMDA produce el efecto antidepresivo.

La pregunta sin respuesta en todo esto es si el estado transpersonal es lo que te cura, o si es algo de la molécula. También es importante entender si el efecto de la ketamina sobre la depresión y el suicidio se basa en sus efectos neuroquímicos en los ‘objetivos’ cerebrales que causan estos síntomas”, añadió Yehuda.

Esto significa que, aunque la ketamina puede inducir estados alterados de conciencia y también tratar la depresión, las dos características no están necesariamente ligadas. Esto se debe a que los efectos disociativos de la ketamina podrían ser un subproducto de su acción terapéutica a nivel neuroquímico.

Para Morgan, que también dirige la psicoterapia asistida con ketamina en Awakn Life Sciences (NEO: AWKN) (OTC: AWKNF), la literatura emergente está mostrando que los efectos disociativos de la ketamina son realmente muy importantes en su acción terapéutica.

“Con los efectos subjetivos únicos [de la ketamina], en los que se tiene una especie de experiencia extracorporal, a menudo la gente tiene una perspectiva diferente de su vida. Y eso es cuando se administra ketamina junto con terapia psicológica. Eso es lo que permite que funcione realmente bien. Y en cierto modo cataliza estos procesos terapéuticos porque te da una perspectiva completamente diferente”, dijo Morgan a El Planteo.

En su amplia experiencia en la investigación de los efectos terapéuticos de la ketamina, Morgan se refiere a pacientes que informan sistemáticamente que “se convierten en pura luz blanca y se separan completamente de sus cuerpos”; o que “miran hacia sus vidas pasadas y sienten un profundo perdón”.

“Para mí, eso no está bien encapsulado en la palabra disociativo“, dijo Morgan. Además, cree que la ketamina debería denominarse legítimamente como un psicodélico por su potencial terapéutico.

Ketamina, set & setting

En los ensayos clínicos en los que se utilizan psicodélicos como la psilocibina y el LSD para la depresión, el TEPT y otras indicaciones psiquiátricas, las moléculas son tan importantes como el contexto en el que se utilizan cuando se busca producir un impacto terapéutico.

Contenido relacionado: Set & Setting: Por Qué Es Importante Saber Cuándo y Dónde Tomar Psicodélicos

La psicoterapia asistida por psicodélicos funciona proporcionando a lxs pacientes un contexto en el que trabajar con las percepciones obtenidas de sus experiencias con estas drogas.

En opinión de Yehuda, los “psicodélicos clásicos” son las triptaminas como el LSD, la psilocibina y las fenetilaminas como el MDMA. En tales compuestos, las propiedades químicas no realizan necesariamente toda la sanación, sino que facilitan u ocasionan un insight psicológico.

La investigadora señaló que, si bien la ketamina podría ofrecer mejores beneficios cuando se acompaña de psicoterapia, esto aún no se ha demostrado clínicamente.

“Es una cuestión empírica. Hay que plantearla y responderla a través de un ensayo clínico adecuado. Los efectos de disociación o psicoactivos de la ketamina podrían ser incidentales. Se producen. Pero no es necesariamente la razón por la que se produce la sanación”, explicó Yehuda.

Morgan añadió que, en la larga historia de uso de la ketamina, lxs psiquiatras que dirigieron la investigación no se plantearon preguntas sobre los efectos subjetivos del compuesto.

“Hemos buscado si alguno de los efectos de la ketamina está relacionado con sus síntomas disociativos. En nuestra revisión, alrededor del 30% de los estudios encontraron una relación entre estos efectos disociativos y el efecto antidepresivo de la ketamina”, dijo Morgan.

En su propia investigación, Morgan pretende responder a estas preguntas con precisión clínica. Sin embargo, todavía no se han publicado resultados concluyentes.

Vía Benzinga, traducido por El Planteo.

Foto por Yannes Kiefer vía Unsplash 

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Natan Ponieman es editor de El Planteo.

Además de su labor periodística, trabajó por más de 10 años como creativo publicitario y realizador audiovisual.

Natán escribe cotidianamente para algunos de los medios de cannabis y finanzas más importantes de Estados Unidos y Canadá, entre ellos Entrepreneur, Yahoo Finance, Benzinga, High Times, Cannabis Culture y Leafly.