ENG 🇬🇧
Aceite de Cannabis

Cannabis

Aceite de Cannabis: Qué Es, Para qué Sirve, Cómo se Hace y Cómo se Usa

Por superadmin

Aceite de Cannabis: Qué Es, Para qué Sirve, Cómo se Hace y Cómo se Usa

✍ 29 mayo, 2022 - 20:39



A continuación, encuentra una guía completa al mundo del aceite de cannabis, sus usos y su producción.

Contenidos:

  1. Cómo usar aceite de marihuana
  2. Aceite de semillas de cáñamo
  3. Aceite de cáñamo
  4. Aceite de cannabis o marihuana
    1. Extracción por CO2
    2. Extracciones basadas en lípidos
    3. Extracción a base de etanol
  5. Aceite de THC
  6. Aceite de CBD
  7. Aceite BHO
  8. RSO (Aceite Rick Simpson)
  9. Cómo hacer aceite de cannabis
    1. Ingredientes
    2. Materiales
    3. Pasos para hacer aceite de cannabis
  10. Cómo cocinar con aceite de marihuana
  11. Efectos del cannabis comestible

Aceite de Cannabis

Parte 1 por Janelle Lassalle, vía The Cannigma.

El cannabis es una planta notablemente versátil. Puedes fumarla, comerla o incluso imbuirla en productos tópicos para el cuidado de la piel. Puedes vaporizarla, beberla como té, consumir un concentrado de cannabis extra potente o hasta inhalarla.

Contenido relacionado: Extracciones de Cannabis: Empecemos por lo Básico

Este artículo se centrará en el aceite de marihuana y te ayudará a manejarte con los distintos tipos.

Cómo usar aceite de marihuana

Los aceites de cannabis suelen ser sublinguales, es decir que se aplican debajo de la lengua. Allí, se absorben a través del revestimiento de la membrana mucosa de la boca, y entran en la corriente sanguínea mucho más rápido que fumándola.

La absorción sublingual también pasa por alto el tracto gastrointestinal, donde los compuestos se descomponen antes de ser metabolizados. También aumenta la cantidad de cannabis que absorbe el sistema (biodisponibilidad), lo que amplifica sus efectos.

A continuación se presenta una guía de los aceites de cannabis más comunes.

Aceite de semillas de cáñamo

Los términos CBD, cáñamo y aceite de semillas de cáñamo no son intercambiables. Aunque los términos pueden ser usados así coloquialmente, cada uno denota una parte muy específica y única de la planta de cannabis.

La humanidad ha estado usando las semillas de cáñamo como productos nutricionales y de bienestar durante miles de años. Las semillas de cáñamo se han utilizado en la medicina china para aliviar el estreñimiento. También están llenas de compuestos beneficiosos (como α – ácido linolénico, un ácido graso omega-3 y omega-6) que pueden prevenir las enfermedades coronarias. También es una gran fuente de proteínas, vitamina E y minerales.

Contenido relacionado: Cáñamo vs. Marihuana: ¿Cuál es la Diferencia?

El aceite de semilla de cáñamo (también llamado aceite de semilla de sativa) se obtiene al prensar en frío las semillas de cáñamo juntas. Se puede utilizar el aceite de semillas de cáñamo en la cocina o incluso en productos de belleza. Aunque incorporar el aceite de semillas de cáñamo a tu régimen de bienestar podría ser beneficioso, no es aceite de cannabis medicinal.

Desconfía de las marcas que afirman vender productos de CBD con «aceite de semillas de cáñamo» como único ingrediente. Ésta es una práctica engañosa utilizada para hacer creer a quienes lo consumen que están comprando aceite de CBD, un producto mucho más caro.

Aceite de cáñamo

La pregunta más común en torno al aceite de cáñamo es si es lo mismo que el aceite de CBD.

El cáñamo es, en términos simples, una planta de cannabis rica en CBD. La única diferencia entre las dos es que la cantidad de THC en el cáñamo está regulada federalmente. En los EEUU, el cáñamo no debe contener más de 0,3% de THC.

El aceite de cáñamo, por lo tanto, se deriva de las plantas de cáñamo y, junto con CBD y otros elementos, contiene vestigios de THC. Se puede hacer de varias maneras diferentes. Aprenderemos un poco más sobre cómo se hace el aceite de cáñamo más adelante cuando discutamos el aceite de CBD.

Contenido relacionado: El Futuro del Cáñamo: 10 Usos Ecológicos

Al igual que el aceite de CBD, el aceite de cáñamo puede ser de amplio espectro o de espectro completo. El término «espectro completo» significa que todos los compuestos de la planta de cáñamo (cannabinoides, terpenos y muchos más) se conservan en el producto final. Los productos de amplio espectro contienen todos los cannabinoides de la planta excepto el THC.

Los aceites de espectro completo se recomiendan a menudo a pacientes, ya que proporcionan los beneficios más potentes para la salud. Esto se debe al «efecto séquito«, una teoría que afirma que  el espectro completo de compuestos que se encuentran en la planta de cannabis son más potentes cuando trabajan juntos, a diferencia de los extractos que contienen sólo un cannabinoide aislado.

La versión más refinada de aceite de cáñamo disponible se hace con un cannabinoide extraído aislado (en este caso, el CBD). Algunxs fabricantes pueden disolver el aislado de CBD en aceites portadores para facilitar su uso.

Las extracciones de flor de cáñamo no se consideran cannabis medicinal en la mayoría de los casos. A menudo esto tiene que ver con el proceso de producción y las normas de calidad que se aplican en la industria del cannabis medicinal, pero que no existen en la industria del CBD. No obstante, algunas marcas de CBD tienen productos de muy alta calidad.

Si no tienes acceso a un aceite de CBD extraído de la marihuana con fines medicinales, estos aceites son probablemente la mejor alternativa que existe. Pero asegúrate de usar sólo productos de alta calidad, ya que la industria del CBD se caracteriza por una regulación y normas extremadamente pobres.

Aceite de cannabis o marihuana

El término «aceite de marihuana» es increíblemente amplio. Sin ningún contexto adicional, puede ser usado para denotar cualquier tipo de aceite hecho de cualquier parte de la planta de marihuana. Esto puede incluir cualquier cosa, desde el aceite de semillas de cáñamo hasta el aceite de cáñamo, así como los aceites basados en CBD. También se puede utilizar para denotar vagamente los aceites con alto contenido de THC como el RSO (aceite de Rick Simpson).

Contenido relacionado: Cómo Hacer tu Propio Rosin, la Famosa Resina de Cannabis

Los aceites de cannabis pueden tener diferentes tasas de absorción dependiendo de cómo se consumen, por lo que muchxs pacientes favorecen la absorción sublingual. Por supuesto, también se puede consumir el aceite de marihuana incorporado en alimentos (un comestible). Mientras que la biodisponibilidad del THC comestible es de 4-12%, los comestibles tienden a durar un poco más (6-8 horas) que los aceites sublinguales (4-6 horas).

Algunos aceites de cannabis pueden incluso elaborarse con partes menos utilizadas de las plantas, como los tallos. También pueden contener una mezcla de aceites, como el aceite de semilla de cáñamo mezclado con otro aceite vehicular. Algunos aceites vehiculares comunes incluyen el aceite de coco/TMC, el aceite de girasol y el aceite de oliva.

Hay varias maneras diferentes de hacer aceites de cannabis. Entre ellas se incluyen:

Extracción por CO2

Lxs fabricantes pueden usar CO2 para extraer los cannabinoides de la planta. Este método se considera a menudo una de las formas más seguras de extraer el cannabis, ya que no requiere el uso de ningún solvente adicional.

Contenido relacionado: Guía para los Concentrados de Cannabis y su Extracción

La extracción por CO2 puede ser supercrítica o subcrítica. El CO2 supercrítico es dióxido de carbono que ha sido calentado y/o presurizado hasta que existe en un estado entre líquido y gas. Este tipo de extracción es muy útil ya que produce un gran rendimiento de CO2, pero las temperaturas extremas pueden destruir compuestos volátiles, como los terpenos. La extracción de CO2 subcrítico utiliza temperaturas más bajas para preservar los compuestos de la planta.

Extracciones basadas en lípidos

Las extracciones a base de lípidos infunden grasas, generalmente aceites portadores, con el cannabis hasta que se absorben los cannabinoides. Aunque menos precisas que las extracciones de CO2, tienden a preservar más de los cannabinoides de la planta, lo que hace que sea un método de extracción ideal para lxs pacientes.

Extracción a base de etanol

Otra forma de fabricar aceites de cannabis es extraer los cannabinoides de la planta con etanol. Esta técnica empapa las flores de cannabis en etanol, proceso que despoja a la planta de sus cannabinoides. La mezcla resultante se procesa posteriormente.

Contenido relacionado: Néctar: el Extractor de Aceite de Cannabis de Máxima Pureza Made in Argentina

Las extracciones basadas en el etanol suelen ser más rentables que otros métodos de extracción. Sin embargo, la polaridad del etanol significa que tiene tendencia a unirse a partes de la planta solubles en agua, como la clorofila, que puede producir un sabor amargo si no se elimina.

Aceite de THC

El THC (tetrahidrocannabinol) es uno de los al menos 140 cannabinoides que se encuentran en la planta. Suele ser el principal constituyente que se encuentra en el cannabis, lo que significa que lxs cultivadores se han centrado típicamente en el cultivo de plantas con altos niveles de THC. Las flores de hoy en día pueden expresar concentraciones de THC de hasta un 35%.

A diferencia del CBD, el THC es psicotrópico. Tiene una amplia variedad de aplicaciones y puede ser utilizado como analgésico, antiepiléptico o antiemético, entre otras afecciones.

El aceite de THC está hecho de flores de cannabis ricas en THC. Se puede hacer de varias maneras diferentes y se puede infundir en varios tipos diferentes de aceites portadores. También puedes comprar (y hacer) aceites de espectro completo de THC.

Contenido relacionado: Cómo Hacer Tintura de Cannabis, Paso por Paso

Es posible que también hayas escuchado el término «aceite de hachís«. Éste es un término ligeramente incorrecto, ya que en realidad se refiere a un extracto de resina derivado de la cannabis. El aceite de hachís se hace despojando a los cannabinoides de la planta con alcohol. El alcohol se cocina, dejando un residuo pegajoso de aceite.

Aceite de CBD

Uno de los aceites de cannabis más populares es el aceite de CBD (cannabidiol). Este aceite se puede hacer de las flores de plantas de cáñamo o de cepas ricas en CBD. Al igual que los aceites de THC, también se puede hacer usando una variedad de técnicas, incluyendo la extracción de CO2 y métodos de extracción basados en el etanol. Puede ser comprado o hecho como un producto de amplio espectro.

La cantidad de THC permitida en el cáñamo desde una perspectiva regulatoria es generalmente entre 0,3 y 1% de THC en los EEUU. Como tal, el aceite de CBD hecho de cáñamo contiene niveles de THC inferiores al 1%. El aceite de CBD hecho de flor de cannabis rica en CBD que no está clasificado como cáñamo, por otro lado, puede contener niveles más altos de THC.

Aceite BHO

El BHO (Butane Hash Oil, también llamado a veces Butane Honey Oil) es un aceite resinoso extraído de plantas de marihuana. Se suele hacer usando butano como solvente primario.

Contenido relacionado: Vaporizadores de Marihuana: Mitos y Verdades sobre Cómo Funcionan

El aceite BHO puede tener varias consistencias diferentes dependiendo del calor y la humedad utilizados. Éstas incluyen: budder, shatter, pull, and snap, wax, crumble y sap, entre otras. Los aceites BHO son un tipo de concentrado que puede ser consumido en una variedad de formas diferentes, principalmente a través de dabbing o vaporización.

Esta técnica se ha vuelto decididamente menos popular con el tiempo, ya que el BHO es inflamable y propenso a incendiarse cuando se expone a una chispa durante el proceso de fabricación.

RSO (Aceite Rick Simpson)

El aceite de Rick Simpson es otro aceite resinoso que queda cuando se extrae cannabis con alcohol. Es una de las formas más concentradas de cannabis que se pueden obtener hoy en día. El creador de este tipo de aceite, Rick Simpson, afirma haberlo usado para tratar con éxito su cáncer de piel.

El RSO se hace extrayendo de la planta de cannabis sus terpenos y cannabinoides, a través de alcohol isopropílico. La planta es despojada y la mezcla es cocinada hasta que no queda nada más que el aceite resinoso. Como tal, puedes encontrar RSO sólo con CBD, RSO sólo con THC y RSO que contiene una mezcla de ambos, THC y CBD.

Contenido relacionado: Desarrollan Nuevo Polvo de CBD: Hasta ‘Cinco Veces Más Fuerte’

La administración ideal de RSO es sublingual, ya que maximiza la biodisponibilidad. Sin embargo, muchxs encuentran que el sabor del RSO es extremadamente amargo y pueden optar por consumirlo oralmente en su lugar. Sus efectos son extremadamente fuertes.

¿Cómo hacer aceite de cannabis?

Cómo hacer aceite de cannabis

Parte 2 producida con información WeedWeek, adaptada por El Planteo.

Antes de empezar, una advertencia: tu casa olerá muy fuerte a marihuana durante el proceso. Si esto te puede causar problemas, capaz deberías conseguir algún amigx que lo haga por ti. El olor desaparecerá una vez que pongas un corcho en la botella y ventiles tu casa.

Contenido relacionado: Aceite de Coco con Infusión de Cannabis: Cuáles Son sus Beneficios y Cómo se Hace

El aspecto más importante y desafiante de hacer aceite de cannabis es la infusión. Pero con un poco de práctica y atención, deberías ser capaz de dominar el proceso.

Ingredientes

La lista de ingredientes para tu aceite de cannabis es felizmente corta: sólo necesitas tus flores de cannabis más frescas y tu aceite a elección.

En cuanto a las flores de marihuana, ten en cuenta que deben estar lo más frescas posible. Además, debes considerar su procedencia, cómo fue cultivada (orgánicamente, usando nutrientes o pesticidas, etc). Tanto las imperfecciones de la marihuana como el perfil de terpenos de la variedad tendrán una influencia en el sabor de tu producto terminado.

Lo mismo puede decirse en cuanto al tipo de aceite que elijas: tu aceite de cannabis tendrá el sabor del derivado en cuestión. La manteca ha sido tradicionalmente el estándar para hacer aceite de cannabis. Pero otros tipos de aceites, como los derivados del coco, palta u oliva también pueden funcionar. Uno de los beneficios de trabajar con aceites de base vegetal es que también se pueden utilizar como hidratantes para la piel (especialmente el de coco).

Usa una proporción de 1:1. Es decir, una taza de cogollos por cada taza de aceite.

Materiales

Necesitarás una olla o cacerola (que puede ser de cocción lenta). Necesitarás además un colador o una malla, y un picador para la marihuana. Puedes cortar la marihuana con un cuchillo de cocina si no tienes un picador. Si tienes un termómetro digital también será útil, aunque no es absolutamente necesario.

Pasos para hacer aceite de cannabis

Primero, tendrás que picar tu marihuana. Ten en cuenta que moler un poco es suficiente: no te pases. Si la materia vegetal es demasiado fina, puede terminar acumulándose en el fondo del frasco, afectando el color y el perfil de sabor de tu aceite. El objetivo es que el aceite sea lo más puro posible, y esto se logra cortando la marihuana en trozos más grandes.

Contenido relacionado: Aceite de CBD: la Diferencia entre Espectro Completo, Amplio Espectro y Aislado

A continuación, vierte el aceite y el cannabis en tu olla, cacerola u olla de cocción lenta. La temperatura de cocción es clave: el objetivo es infundir la marihuana en el aceite a fuego lento. Quemar o hervir la marihuana resultará en un aceite rancio. Además, aniquilará los cannabinoides. Vigila la olla, asegurándote de que la temperatura nunca supere los 120°C (245°F). El uso de un termómetro es ideal para controlar la temperatura pero, si la estás observando, mantén la hornalla a una temperatura media-baja y asegúrate de que no se acerque a un punto de ebullición. Añadir pequeñas cantidades de agua puede ayudar a bajar la temperatura si es necesario.

Si utilizas una cacerola, el tiempo de cocción suele ser de 3 horas. Si utilizas una olla de cocción lenta, puedes ponerla a baja temperatura y dejarla de 4 a 6 horas.

Al pasar este lapso de tiempo, tendrás que colar el aceite a través de la malla o colador de metal, y embotellarlo. El material vegetal restante no se puede secar ni fumar, pero puedes utilizarlo como ingrediente novedoso y experimental en otras preparaciones.

Cómo cocinar con aceite de marihuana

El aceite de cannabis puede ser un ingrediente de cocina extremadamente versátil. No te quedes en el cliché del brownie loco. Puedes probar agregar aceite de cannabis a todo. Todo. Al café, a salsas, a la ensalada, a las carnes, a chocolates… el único límite es tu imaginación. Aquí te dejamos un par de recetas para que pruebes.

Efectos del cannabis comestible

La forma en que consumes marihuana tiene un gran impacto en la experiencia. No es lo mismo inhalar cannabis (que produce un efecto inmediato), a comerlo, o a aplicarlo tópicamente.

Cuando se consume marihuana en comestibles, los efectos tardan mucho más en aparecer. A veces pueden tardar una hora, o más. Cada persona metaboliza a ritmos diferentes, según su peso corporal, genética, nivel de hidratación y otros factores. Así que se recomienda esperar una hora antes de consumir más de la dosis inicial.

Contenido relacionado: Comestibles de CBD vs. Vaping: Todo lo que Necesitas Saber

Además, comer marihuana prolonga los efectos mucho más tiempo que fumar: pueden durar hasta 12 horas. Por lo tanto, recomendamos consumir comestibles con el resto del día despejado, sin obligaciones ni trabajos pendientes o actividades riesgosas.

Foto: CRYSTALWEED cannabis, Unsplash.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

¿Fumar Marihuana o No Fumar? Más Maneras que Nunca de Disfrutar el Cannabis
alexis de anda marihuana
consejos dispensario cannabis dispensarios marihuana consumo
inase cannabis germoplasma fauba semillas banco genético get
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]