Aceite de Marihuana

ABC

Tipos de Aceite de Cannabis: Te Explicamos Todas sus Variedades

Por Sofia Bittner

Tipos de Aceite de Cannabis: Te Explicamos Todas sus Variedades

✍ 9 November, 2023 - 09:14


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


La adaptabilidad y diversidad de la planta de cannabis permite una gran variedad de usos y aplicaciones: se puede fumar, vaporizar, preparar como infusión, se puede usar para cocinar comestibles, se puede utilizar como cremas corporales, se puede consumir en forma de extractos altamente concentrados… La lista es muy extensa.

A continuación, te contamos mucho más sobre el aceite de marihuana y las variedades que existen para que tengas información útil sobre cómo puedes usarlas.

Cómo usar aceite de marihuana

Por lo general, los aceites de cannabis se colocan debajo de la lengua, es decir, son de administración sublingual. De esta manera, los aceites son absorbidos a través de la mucosa bucal y alcanzan el torrente sanguíneo con mayor celeridad en comparación con la inhalación. Este enfoque sublingual evita que el cannabis pase por el proceso de descomposición en el tracto gastrointestinal, lo que a menudo disminuye su efectividad, permitiendo una mayor absorción en el organismo (mayor biodisponibilidad). Como resultado, se potencian sus efectos.

Contenido relacionado: Cómo Hacer Aceite de Cannabis Casero: Guía Paso a Paso

Aquí te dejamos una guía que describe los aceites de cannabis más comunes.

Aceite de semillas de cáñamo

Uno de estos aceites es el conocido como “aceite de semillas de cáñamo”. Es importante destacar que los términos “CBD”, “cáñamo,” y “aceite de semillas de cáñamo” no son intercambiables, a pesar de que a menudo se utilicen indistintamente en la conversación cotidiana. Cada uno de estos términos representa una parte específica y única de la planta de cannabis.

Las semillas de cáñamo han sido utilizadas como productos nutricionales y de bienestar durante miles de años. Incluso en la medicina china, se han empleado para abordar problemas como el estreñimiento. Estas semillas albergan una riqueza de compuestos beneficiosos para la salud, como el ácido α-linolénico, un ácido graso que contiene omega-3 y omega-6, con la capacidad de prevenir enfermedades del corazón. Además, las semillas de cáñamo son una fuente sobresaliente de proteínas, vitamina E y minerales.

El aceite de semilla de cáñamo también es conocido como aceite de semilla de sativa, y se obtiene mediante un proceso de prensado en frío de dichas semillas. Para obtenerlo, se deben prensar las semillas de cáñamo en frío. Este aceite es versátil, ya que se puede utilizar en la cocina o en productos de belleza. Es importante destacar que, aunque el aceite de semilla de cáñamo se usa en productos de bienestar y por ende traerte beneficios, no se lo considera un tipo de aceite de cannabis medicinal.

Contenido relacionado: Aceite de Cáñamo para la Salud: ¿Funciona Realmente?

Un importante consejo es que no confíes al 100% en marcas que anuncian productos de CBD con “aceite de semillas de cáñamo” como único ingrediente. Las marcas suelen aplicar esta estrategia un tanto tramposa con el fin de generar en lx usuario la impresión de que están adquiriendo aceite de CBD. El motivo es que el aceite de CBD suele tener un costo mucho más elevado, por lo que obtendrían mayores ganancias.

Aceite de cáñamo

Entre los misterios del cannabis, surge la pregunta: ¿es el aceite de cáñamo igual que el aceite de CBD? La respuesta es una danza sutil de diferencias. El cáñamo, en su simplicidad, es una variante de la planta de cannabis rica en CBD.

No obstante, el secreto yace en el THC, el componente psicotrópico que genera el efecto ‘embriagador’. La diferencia entre la planta de cannabis y la de cáñamo es el porcentaje de THC. El límite varía en cada país, según las normativas locales. Por ejemplo, en Estados Unidos, el cáñamo se rige por una regla federal que establece que no debe superar el 0,3% de THC. Mientras tanto, en otros países, como en Argentina, el porcentaje límite que diferencia al cannabis del cáñamo puede ser de hasta 1% de THC.

El aceite de cáñamo emerge de las plantas de cáñamo y lleva consigo el CBD, un protagonista destacado, junto con otros componentes y pequeñas dosis de THC.

Una característica distintiva se relaciona con el espectro del aceite, ya que tanto el aceite de CBD como el de cáñamo pueden ser de espectro completo o amplio espectro. El de espectro completo (también llamado “de planta entera”) da vida a un despliegue de compuestos provenientes de la planta de cáñamo, desde cannabinoides hasta terpenos y más. En el caso de los productos de amplio espectro, mantienen todos los cannabinoides del cáñamo menos el THC.

Contenido relacionado: Aceite de CBD: La Diferencia entre Espectro Completo, Amplio Espectro y Aislado

Lxs profesionales de salud cannábica suelen recomendar a sus pacientes los aceites de amplio espectro ya que ofrecen mayores beneficios para la salud.  Muchxs expertos sostienen que los componentes del cannabis son más potentes y funcionan micho mejor cuando interactúan todos juntos, a diferencia del uso de extractos que suelen incluir un solo cannabinoide aislado. Esta teoría se conoce como “efecto séquito”.

El aceite de cáñamo en su forma más refinada se elabora con un cannabinoide aislado, en este caso, el CBD. Algunos fabricantes optan por disolver este CBD aislado en aceites portadores para facilitar su aplicación.

En la mayoría de los casos, las extracciones de flor de cáñamo no se consideran cannabis medicinal. Esto se debe a que el proceso de producción y las normas de calidad que se aplican en la industria del cannabis medicinal, pero que no existen en la industria del CBD. Sin embargo, algunas marcas de CBD tienen productos de muy alta calidad.

El aceite de flor de cáñamo es una opción buena y accesible para quienes no pueden acceder al aceite medicinal de CBD extraído del cannabis. Si no puedes obtener un aceite de CBD extraído de la marihuana con fines medicinales, estas extracciones son probablemente la mejor opción. Sin embargo, es importante asegurarse de utilizar productos de alta calidad, ya que la industria del CBD todavía tiene una regulación y normas de calidad deficientes.

Aceite de cannabis

El término “aceite de marihuana” es muy general y poco claro. Se suele usar para referirse a los aceites con grandes concentraciones de THC, como el aceite de Rick Simpson (RSO). También se puede referir a cualquier tipo de aceite hecho con cualquiera de las partes de la planta de marihuana/cáñamo, como aceite de CBD, aceite de semillas de cáñamo, entre otros.

Contenido relacionado: Aceite de Cannabis: Qué Es, Para qué Sirve, Cómo se Hace y Cómo se Usa

Muchxs productores incluso hacen aceite de cannabis a partir de las partes de la planta menos comunes, como los tallos. Además, los ‘aceites de cannabis’ suelen estar compuestos por diferentes aceites; por ejemplo, con aceite de semilla de cáñamo junto con aceites portadores. Los aceites portadores o vehiculares son aceites vegetales que contribuyen a que otros aceites escenciales se diluyan en nuestro organismo de manera controlada. Los más comunes son el aceite de coco/MTC, de girasol o de oliva.

El aceite de marihuana puede consumirse tanto en comestibles como puro, aplicándolo sublingualmente. Muchxs usuarios prefieren la segunda opción, ya que la biodisponibilidad de THC es mayor en comparación con los comestibles, cuya biodisponibilidad de THC es de entre 4 a 12%. Sin embargo, si buscas que el efecto dure más tiempo, la mejor opción son los comestibles, ya que sus efectos suelen durar de 6 a 8 horas. En contraste, los aceites sublinguales duran entre 4 a 6 horas.

A continuación te contamos cómo se puede extraer el aceite de cannabis.

Extracción por CO2

La extracción por CO2 es una de las opciones más seguras para extraer los cannabinoides de la planta, ya que no es necesario usar ningún solvente adicional.

Contenido relacionado:Guía para los Concentrados de Cannabis y su Extracción

Existen dos tipos de extracción con CO2: la supercrítica y la subcrítica. El CO2 supercrítico se refiere al dióxido de carbono que ha sido sometido a altas temperaturas y/o presiones hasta llegar a un estado intermedio entre líquido y gas. A pesar de su alta eficiencia, este método de extracción puede degradar compuestos volátiles, como los terpenos, debido a las elevadas temperaturas involucradas. En contraste, la extracción con CO2 subcrítico se realiza a temperaturas más bajas para conservar los compuestos de la planta.

Extracciones basadas en lípidos

En las técnicas de extracción que utilizan lípidos, se combinan grasas (como aceites portadores) con cannabis, hasta que los cannabinoides se disuelven en la solución. A pesar de no ser tan precisas como las extracciones con CO2, estas técnicas preservan mejor los cannabinoides, y por ello es la mejor opción para pacientes de marihuana medicinal que necesitan aprovechar sus beneficios terapéuticos al máximo.

Extracción a base de etanol

La extracción a base de etanol consiste en empapar las flores de cannabis con bastante etanol hasta que los cannabinoides se desprendan. Posteriormente, se procede a procesar la mezcla resultante.

Contenido relacionado:Extracciones de Cannabis: Empecemos por lo Básico

Las extracciones con etanol suelen ser más económicas. Sin embargo, la polaridad del etanol lo hace atraer partes de la planta solubles en agua, como la clorofila. Esto significa que se puede generar un sabor amargo si no se elimina adecuadamente durante el proceso de extracción.

Aceite de THC

La planta de cannabis cuenta con más de 140 cannabinoides, cada uno con propiedades excepcionales. En 1963, el doctor Raphael Mechoulam realizó una investigación histórica cuando descubrió y asiló el tetrahidrocannabinol (THC), componente que se caracteriza por generar los efectos psicotrópicos de la planta. Al ser el componente más buscado por lxs usuarios, los cultivos se han enfocado a conseguir el nivel de THC más alto posible. En la actualidad, los cultivos de plantas de cannabis llegan a alcanzar hasta el 35%.

Como se mencionó anteriormente, el THC es el responsable de generar el efecto embriagador o de ‘colocado’, algo que se suele confundir con el CBD, que no genera este efecto. Si bien el CBD es conocido por ser el componente medicinal más elegido, el THC también cuenta con muchísimas propiedades medicinales, como analgésico, antiepiléptico, antiemético (para el control de nauseas) o para el tratamiento de otras enfermedades.

El aceite de THC está compuesto por flores de la planta de cannabis con concentraciones altas de este cannabinoide, y viene combinado con aceites portadores. Puedes conseguir aceites de espectro completo de THC o hacerlo por tu cuenta.

Contenido relacionado:Cómo Hacer Tintura de Cannabis, Paso por Paso

¿Alguna vez escuchaste el término “aceite de hachís”? Por lo general esta palabra está mal empleada, ya que en realidad hace referencia a un extracto de resina que se deriva de la planta de cannabis. Este aceite se puede hacer separando los cannabinoides de la planta por medio de alcohol, el cual se cocina o calienta y como resultado deja un residuo pegajoso de aceite.

Aceite de CBD

Uno de los aceites de cannabis más populares es el aceite de CBD (cannabidiol). Este aceite se puede hacer de las flores de plantas de cáñamo o de cepas ricas en CBD. Al igual que los aceites de THC, también se puede hacer usando una variedad de técnicas, incluyendo la extracción de CO2 y métodos de extracción basados en el etanol. Puede ser comprado o hecho como un producto de amplio espectro.

El aceite de cannabidiol (CBD) es el más popular y disponible de la actualidad. Es una de las formas en que lxs usuarios de cannabis medicinal disfrutan los beneficios de la planta sin ‘colocarse’. Es un compuesto generalmente seguro, ya que no altera las funciones cognitivas del usuarix como puede ocurrir con el THC. Sin embargo, siempre es recomedable consultar a un especialista en este aspecto.

El CBD puede extraerse tanto de la planta de cannabis como la planta de cáñamo. Es por eso que muchos países han legalizado la marihuana medicinal, ya que no se necesita extraer este componente únicamente de una planta de cannabis. Como se mencionó anteriormente, cada país determina el porcentaje de THC para el cultivo y para diferenciar una planta de cáñamo de una de cannabis.

Contenido relacionado: Aceite de CBD para la Ansiedad: Todo lo que Debes Saber

Ahora bien, volviendo al aceite de CBD, estos pueden venir como espectro completo, amplio espectro y aislado. Algunas de las condiciones que se pueden tratar con aceite de CBD son las convulsiones, dolor crónico, inflamaciones, náuseas, cáncer (como tratamiento complementario para los síntomas), artritis, entre otros.

Tales son los beneficios del aceite del CBD que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el Epidiolex, un aceite de CBD desarrollado por la farmacéutica Jazz, enfocado para pacientes con trastornos convulsivos resistentes al tratamiento.

Aceite BHO

El aceite BHO, también conocido como Butane Hash Oil y a veces como Butane Honey Oil, es un extracto resinoso obtenido de plantas de marihuana. Normalmente se elabora utilizando butano como el principal solvente.

Dependiendo de las condiciones de calor y humedad que se empleen para extraer el aceite BHO, este puede producirse con diferentes consistencias. Algunos concentrados son budder, shatter, pull and snap, wax, crumble y sap, entre otros. El método de uso de este aceite es principalmente la vaporización o dabbing. Sin embargo, el aceite de BHO se usa cada vez menos desde que se descubrió que es inflamable; es decir, es propenso a incendiarse cuando se expone a chispas en el proceso de fabricación. A medida que aumentan las investigaciones y el conocimiento, lxs usuarios optan por opciones más seguras.

RSO (Aceite Rick Simpson)

El aceite de Rick Simpson lleva el nombre de su creador, quien afirmó haber tratado su cáncer de piel de manera exitosa con esta fórmula. Se trata de otro tipo de aceite resinoso que resulta de la extracción de cannabis utilizando alcohol, y se lo considera una de las formas más concentradas de cannabis disponibles en la actualidad.

La elaboración del RSO implica la extracción de terpenos y cannabinoides de la planta de cannabis mediante el uso de alcohol isopropílico. Puedes encontrar RSO exclusivamente con CBD, sólo con THC y otros que contienen una combinación de ambos.

Contenido relacionado: RSO: Todo Sobre el Aceite de Rick Simpson

La forma ideal de usar el aceite RSO es sublingualmente, ya que maximiza la biodisponibilidad. Si eres de las personas que le sienten un sabor demasiado amargo a este aceite, puedes usarlo de manera oral, tragándolo para sentir un poco menos el sabor. Es un aceite con efectos sumamente potentes.

Conclusión

Cada tipo de aceite que se pueda hacer con la planta de cannabis o cáñamo tiene sus propias aplicaciones y propiedades. Es importante que te asesores con un profesional y, según tus necesidades, tolerancia y organismo, determines cuáles son las mejores opciones para ti. Esta información te ayudará a saber con qué esperarte cuando utilices alguno de estos aceites. Además, es esencial asegurarse de obtener productos de alta calidad y cumplir con las regulaciones locales.

Artículo producido por El Planteo, con información de The Cannigma.

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

acciones cannabis etf
brasil cannabis adulto
ExpoCannabis Brasil
acciones cannabis etf