ENG 🇬🇧
psicodélicos dolor

Psicodélicos

¿Pueden los Psicodélicos Ser un Tratamiento para el Dolor Físico?

¿Pueden los Psicodélicos Ser un Tratamiento para el Dolor Físico?

✍ 24 noviembre, 2020 - 11:39

Por Suzannah Weiss.

Durante el primer año que pasé sufriendo la enfermedad crónica de Lyme, probé todo tipo de tratamientos. Estos incluyeron antibióticos y otros medicamentos occidentales, junto con métodos alternativos como la acupuntura, suplementos herbales, ozono y terapia de oxígeno hiperbárico. Pero sólo me ayudaron hasta cierto punto.

Como todavía padecía insomnio, palpitaciones cardíacas, dolores de cabeza, cansancio, irritación de la vejiga y espasmos musculares, acepté la recomendación de mis amigxs de someterme a una ceremonia con iboga, un poderoso psicodélico hecho de la planta africana tabernanthe iboga.

Contenido relacionado: Ibogaína Contra la Crisis de Opiáceos: la Historia de Juliana Mulligan

Después de mi primera ceremonia de iboga con un chamán en México, me sorprendió que no sólo se disiparon completamente mis síntomas de Lyme; también desapareció el dolor que había estado sintiendo en las rodillas después de caerme sobre ellas un mes antes. Los problemas relacionados con Lyme volvieron después de unas semanas, pero cuanto más tomaba iboga -seis veces en total en el transcurso de ese año- los efectos eran cada vez más duraderos, y mis rodillas también mejoraban.

Distintos psicodélicos para el dolor físico

No soy la única que ha experimentado una transformación física como ésta a través de los psicodélicos. Michael Mationschek, un curandero de Mallorca, España, que trabaja con psicodélicos, dice que el iboga reparó completamente el daño neurológico que había sufrido después de un accidente.

“Estaba tan mal que no podía sentir la mitad de mi cara, mi memoria no funcionaba, no podía caminar derecho, mi fuerza vital se estaba cortando”, dice. “Y el iboga me salvó la vida. En el primer viaje que hice con iboga, mi neocórtex motor se reconstruyó a sí mismo. A la mañana siguiente, estaba desayunando y pude ver mi mano recalibrarse como si la usara por primera vez. Y pude sentir mi cara de nuevo y empecé a recuperar algunas funciones de memoria”.

No es sólo el iboga lo que puede curar las dolencias físicas. Maria Johanna, que solía dirigir retiros de ayahuasca en los Países Bajos, ha trabajado con múltiples personas que vieron alivio a sus dolencias físicas. Una mujer que no podía mover los pies caminó por primera vez en mucho tiempo después de participar en una de sus ceremonias.

Contenido relacionado: Ayahuasca: Todo lo que Necesitas Saber

Tampoco son sólo los psicodélicos naturales dentro de la categoría de “medicina vegetal” los que pueden hacer maravillas con el dolor físico. Jen, de 47 años de edad, del área de Chicago, notó una mejoría en sus migrañas crónicas después de un viaje con ácido.

“Parecía ayudar tanto al estado de ánimo como a las migrañas durante unas tres semanas”, dice. Las náuseas asociadas a sus migrañas desaparecieron por completo durante esas tres semanas, y también tenía más energía.

Caitlin Thompson, fundadora de la compañía de suplementos para el bienestar mental EntheoZen, dice que el LSD la ayudó a controlar el dolor crónico de los nervios y las articulaciones, a la vez que le aliviaba el dolor durante semanas después de cada viaje.

Todo está conectado

Los psicodélicos han sido investigados en los últimos años por su capacidad de ayudar con varias condiciones de salud mental, incluyendo ansiedad, depresión y PTSD. Lo que no está tan bien establecido, pero es igualmente prometedor, es el potencial de los psicodélicos para ayudar a la gente a aliviar el dolor físico.

Johanna cree que tales transformaciones son posibles porque la ayahuasca y otros psicodélicos curan las emociones, que están conectadas al cuerpo. Algunos campos, como la terapia somática, sostienen que las emociones de experiencias pasadas pueden quedar atrapadas en el cuerpo, causando dolor y otros síntomas. La investigación ha correlacionado los acontecimientos traumáticos de la infancia con las enfermedades físicas.

“Creo en el principio holístico: todo está conectado, así que si tienes enfermedades o si tu cuerpo da señales, significa algo”, dice Johanna. “Cambiar el mundo interior es cambiar el mundo exterior”.

Contenido relacionado: Muerte del Ego: Renacer con Psicodélicos

James Giordano, profesor de neurología y bioquímica en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown, está de acuerdo en que los psicodélicos pueden influir en el cuerpo a través de la mente.

“Es importante considerar el papel que los sistemas neurológicos, incluyendo el cerebro, juegan en la integración y regulación de nuestra fisiología, así como nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos”, dice. “Estas funciones no son mutuamente excluyentes, sino que pueden ser, y a menudo son, dinámicamente interactivas.”

A veces, los psicodélicos mejoran la salud de las personas inspirándolas a cambiar sus comportamientos, dice Johanna.

“Una cosa que sucede muchas veces después de la ayahuasca es que la gente ya no quiere beber alcohol o comer carne, porque eso te muestra lo importante que es tu salud, y estás más conectadx con tu cuerpo”, dice.

Adentrarse en el cuerpo

Los psicodélicos también pueden aumentar la conciencia de lo que ocurre dentro del cuerpo de una persona.

Raven Marie, asistente del facilitador del centro de retiros de iboga Awaken Your Soul (Despierta tu Alma), fue capaz de diagnosticar un problema de salud física gracias al iboga. Durante la ceremonia, se adentró en su cuerpo y notó un tumor en su abdomen. Esto la llevó a hacerse un ultrasonido, y su doctorx encontró que tenía tumores de fibroides uterinos.

A pesar de que su médicx recomendó cirugía, Marie optó por seguir utilizando la medicina de las plantas, incluyendo iboga y 5-MeO-DMT, junto con otros métodos de curación natural. Durante una ceremonia de DMT, dice que recuerda haber sentido como si se hubiera deshecho del trauma sexual de sus ancestrxs. Después de tres meses, volvió al médicx y descubrió que los fibromas se habían encogido hasta el punto de que la cirugía era innecesaria.

Contenido relacionado: Menstruación y Marihuana: Usar Cannabis para Aliviar los Síntomas Menstruales

También puede haber cambios físicos directos que los psicodélicos pueden causar en el cuerpo. Esto es más fácil de explicar para temas como las migrañas o la enfermedad de Lyme, que involucran al sistema nervioso, dice Giordano.

Los psicodélicos como el LSD, el iboga y el 5-MeO-DMT actúan sobre el sistema de serotonina. Esto podría permitirles aliviar una serie de problemas neurológicos. El sistema de serotonina también juega un papel en el sistema inmunológico. Por lo tanto, estimularlo podría incentivar la autocuración, añade Giordano.

La compañía londinense de ciencias de la vida Eleusis está incluso trabajando en un medicamento que podría combatir la inflamación, el Alzheimer y la enfermedad de la retina al unirse a la serotonina de forma similar a la mescalina. Además, la sensación de conexión que unx podría obtener de los psicodélicos puede poner al sistema nervioso en un estado parasimpático, disminuyendo la inflamación y facilitando la curación.

El iboga en particular también actúa sobre el sistema opiáceo. Por ende, puede ayudar a aliviar el dolor, incluso después de que el efecto de la droga haya desaparecido.

“El dolor inducido por una lesión -como el que se produce al caer de rodillas- implica un mecanismo cíclico de inflamación, que desencadena un dolor que produce más inflamación”, dice Giordano. “Al bloquear el componente de dolor a través de la activación del sistema opiáceo, se interrumpe el ciclo inflamatorio-dolor, y ‘se rompe la cadena’ de perpetuación del dolor”.

No sólo eso, sino que sustancias como el iboga y el 5 MEO DMT podrían afectar a hormonas como la progesterona y el estrógeno. Esto podría ayudar con problemas como los fibromas.

Qué dice la ciencia

No ha habido muchísima investigación sobre los efectos de los psicodélicos en el cuerpo y el dolor. Sin embargo, los datos que existen son prometedores.

Un estudio de la Revista Internacional de Psiquiatría encontró que activar los receptores de serotonina en animales de cierta manera que imitaba a los psicodélicos producía efectos antiinflamatorios. Otro en Fronteras de la Farmacología demostró que el iboga modifica la expresión de los genes que afectan a las regiones del cerebro implicadas en los trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Parkinson. Y la ayahuasca actúa sobre el receptor sigma-1 del cerebro, lo que podría permitirle combatir la inflamación y el estrés oxidativo.

Contenido relacionado: Estudio: el Cannabis Es Seguro Para el Tratamiento del Dolor Agudo

Dado que la mayoría de los beneficios potenciales para la salud de los psicodélicos no han sido formalmente estudiados, es difícil decir que definitivamente ayudan con el dolor, en lugar de simplemente promover una sensación de bienestar. Sin embargo, si se trata sólo de esto último, sigue siendo algo, señala Giordano.

“Incluso si las personas que informan estos resultados simplemente se sienten mejor, y se sienten mejor durante un tiempo prolongado y duradero después de su experiencia psicodélica”, dice, “eso en sí mismo merecería una mayor investigación”.

Vía DoubleBlind, traducido por El Planteo.

Foto cortesía

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte

nio metro ag
autopartes cáñamo cannabis
abstinencia cannabis
bitcoin bajista