ENG 🇬🇧

¿Cómo se Hace el LSD?

Categoría: Guías Informativas

✍ 28 abril, 2021 - 12:26

Por El Planteo

como se hace LSD

Artículo producido con información de DoubleBlind, adaptado por El Planteo.

Puede que conozcas al LSD como ácido, pepa, o dietilamida de ácido lisérgico, y puede que hayas disfrutado de sus efectos alguna vez en tu vida. O quizás lo consumes cotidianamente. Pero, ¿sabes de dónde viene el LSD?

Contenido relacionado: LSD: la Guía Definitiva

A diferencia de otros enteógenos, como los hongos de psilocibina o el peyote, el LSD no se consigue de manera natural, sino que se sintetiza en el laboratorio. Pero, por su condición de clandestinidad, es difícil para lxs consumidores saber exactamente qué ocurre dentro de los laboratorios de LSD. Es comprensible que el estatus legal del LSD haga que lxs científicxs sean poco transparentes en cuanto a sus métodos. Pero, si de todas formas te preguntas cómo se hace el LSD, esta humilde guía ofrece un panorama general.

¿Cómo se hace el LSD?

La fabricación del LSD es un proceso complejo que requiere más que un conocimiento promedio de química orgánica. El químico suizo Albert Hoffmann sintetizó el compuesto por primera vez en 1938, pero pasaron otros cinco años antes de que descubriera sus efectos psicodélicos.

El LSD es una droga semisintética; está hecha de componentes naturales y artificiales, a través de una compleja serie de reacciones químicas. Este proceso a menudo comienza con un compuesto químico natural llamado tartrato de ergotamina, que lxs científicxs obtienen del hongo del cornezuelo. Este fármaco a veces se receta para los dolores de cabeza, junto con la cafeína.

Lxs químicxs clandestinxs utilizan el tartrato de ergotamina para crear ácido lisérgico, y este constituye la base del LSD. Pero, para hacer LSD correctamente, son necesarias más reacciones químicas. El ácido lisérgico se procesa con otras sustancias químicas y calor para reorganizar su estructura. Eventualmente, después de una serie de reacciones, se forma el cristal de LSD. Este cristal puede ser disuelto y añadido a papel secante, cubos de azúcar, pastillas de celulosa u otros tipos de ingesta.

Por todas estas cuestiones, el LSD no es algo que pueda fabricar cualquiera. Requiere un conjunto completo de equipos de laboratorio, acceso a productos químicos cuidadosamente regulados y un conocimiento profundo de química orgánica.

Contenido relacionado: La Historia del LSD: Por Qué Hoy Celebramos el Día de la Bicicleta

Además, poner en marcha un laboratorio de LSD no es fácil; múltiples agencias gubernamentales supervisan la compra de los productos químicos potencialmente dañinos por razones de salud y seguridad. Aún así, la mayoría del LSD de los Estados Unidos -el mayor productor mundial de la droga- proviene de un puñado de laboratorios clandestinos.

Muchos de los solventes utilizados para sintetizar LSD son cuidadosamente monitoreados, y por una buena razón. Los productos químicos como el cloroformo y otros solventes son cancerígenos y pueden causar daños cuando se inhalan o están en contacto con la piel. Para comprar legalmente algunos de estos químicos en los Estados Unidos, es necesaria una licencia. Es obligatorio declarar lo que se pretende hacer con los productos, ya que deben ser manipulados y almacenados de forma segura. Además, a veces es necesaria una aprobación previa. Acceder a estos químicos no es fácil ni siquiera para los laboratorios comerciales, que son auditados regularmente para garantizar su seguridad.

Por ende, adquirir todos estos materiales es una carga para los laboratorios ilícitos de LSD, lo que causa que haya pocos proveedores. Desde una perspectiva química, la fabricación de LSD es mucho más compleja que la de otras drogas ilícitas como la metanfetamina, que se fabrica utilizando productos químicos de fácil acceso.

Y para complicar todo este asunto, es necesario adquirir los materiales iniciales en grandes cantidades: tartrato de ergotamina, hongo de cornezuelo o, potencialmente, muchas semillas morning glory. Acceder a un suministro constante de cualquiera de estas opciones no es para nada fácil. Por esta razón, la producción de ácido lisérgico a escala comercial se debe en parte al cultivo, en parte a la extracción biológica y en parte a la química orgánica, lo que resulta en una compleja cadena de suministro. La gran cantidad de insumos, la dificultad para conseguirlos y las complicadas cadenas de suministro hacen que la producción de LSD a escala doméstica sea más rara que la de otras drogas.

Contenido relacionado: Tolerancia al LSD: Todo lo que Debes Saber

Sin embargo, incluso las operaciones comerciales pueden ser relativamente “pequeñas”. Una dosis estándar de LSD es de unos 100 microgramos. Por lo tanto, con muy poco se llega muy lejos. Es decir que lxs productores clandestinxs de LSD no necesitan fabricar una gran cantidad de sustancia para tener un gran impacto. Sin embargo, dedicarse a esto es tan difícil como riesgoso.

A partir del cornezuelo

Técnicamente, si tienes el entrenamiento y las herramientas, es posible sintetizar LSD a partir del hongo del cornezuelo. Sin embargo, se rumorea que la mayoría de lxs químicxs especializadxs no empiezan de cero. Más bien, lo más probable es que importen tartrato de ergotamina ilícito de fuentes internacionales.

El hongo del cornezuelo es tóxico para humanxs y animales. Cuando se trabaja con él, el riesgo más significativo es el envenenamiento accidental, llamado ergotismo, que no tiene nada que ver con un viaje de LSD. A diferencia de éste, el hongo puede causar síntomas graves, convulsiones y, en el peor de los casos, gangrena.

Cuando se digieren, algunos de los compuestos del cornezuelo se descomponen en sustancias químicas tóxicas que reducen el flujo sanguíneo a las extremidades. El ergotismo fue más frecuente durante la Edad Media, antes de que la ciencia pudiera determinar con certeza que el culpable era el grano contaminado. Las intensas fiebres, el dolor y los daños visibles en brazos y piernas causados por el hongo le justificaron el apodo de “fuego sagrado” en la Europa medieval.

Contenido relacionado: ¿Qué Pasa si Tienes una Sobredosis de LSD?

Dada la espantosa historia del cornezuelo, lxs profesionales que cultivan el hongo corren un riesgo considerable. Así que incluso en los laboratorios ilícitos que trabajan con el cornezuelo es esencial el conocimiento y la adhesión a los protocolos de seguridad adecuados. El cornezuelo no es algo que deba ingerirse, y mucho menos en grandes cantidades.

A partir de la semilla morning glory

La segunda forma de hacer ácido lisérgico que se menciona a menudo es a partir de las semillas morning glory. Pero aunque este método es teóricamente posible, no es muy práctico.

Dichas semillas contienen amida de ácido lisérgico (LSA), un compuesto relacionado con el LSD de calidad. El LSA es un alucinógeno por sí solo, por lo que las semillas morning glory fueron muy exitosas en los ’60. Pero convertir químicamente el LSA en LSD es un proceso incómodo y para nada práctico. También requiere un amplio equipo de laboratorio y el acceso a productos químicos peligrosos y, por lo tanto, restringidos.

Además, las semillas morning glory vienen con sus propios peligros. Las semillas producidas y vendidas legalmente en el mercado comercial son recubiertas con una capa de pesticida para desalentar el consumo recreativo. Por lo tanto, lxs productores de LSD están obligados a obtener semillas morning glory sin tratar, lo que suena fácil pero no lo es. Sin embargo, las plantas de morning glory son legales para cualquier persona que las cultive en los Estados Unidos.

Foto por Solé Bicycles vía Unsplash



El Planteo Logo Negro

ACERCA DEL AUTOR

El equipo de El Planteo. Información madura para un mundo verde.

También puede interesarte

suministro marihuana
spinetta
Diplo Do Si Do