La Marihuana es Adictiva

ABC

¿La Marihuana Es Adictiva? La Diferencia entre Adicción y Dependencia

Por El Planteo

¿La Marihuana Es Adictiva? La Diferencia entre Adicción y Dependencia

✍ 11 March, 2024 - 09:05


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


¿La marihuana es adictiva?

Esta es una pregunta que ha generado un intenso debate en la sociedad y entre los expertos en salud. Aunque la mayoría de las personas que consumen cannabis no desarrollan adicción, es importante reconocer que el cannabis puede ser adictivo para algunos individuos. En este artículo, exploraremos la evidencia científica y las diferencias entre la adicción y la dependencia al cannabis, con el objetivo de comprender mejor esta cuestión controvertida.

La adicción a la marihuana: ¿Es posible?

Según investigaciones científicas, la marihuana puede ser adictiva.

Un estudio realizado en 2018 por la Universidad de Columbia y el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York reveló que aproximadamente una de cada diez personas que consumen marihuana desarrollará una adicción.

Contenido relacionado: Marihuana y Abstinencia: Qué se Sabe Hasta Ahora

Es importante tener en cuenta que la adicción al cannabis se clasifica como un “trastorno de uso del cannabis” en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). Esto se refiere al uso continuado de cannabis a pesar de los efectos adversos en la salud física, mental o social de una persona.

Diferencias entre adicción y dependencia

Es esencial comprender las diferencias entre adicción y dependencia para abordar adecuadamente esta cuestión. Mientras que la adicción implica una pérdida de control voluntario y comportamientos peligrosos, la dependencia se refiere a un estado en el que el organismo se adapta al consumo continuo de una sustancia en particular.

En el caso del cannabis, se ha observado que algunas personas experimentan síntomas de dependencia cuando interrumpen su consumo. Estos síntomas pueden incluir irritabilidad, pérdida de sueño, pérdida de apetito y cambios de humor. Aunque los síntomas de abstinencia del cannabis no son tan graves como los de otras drogas, como los opioides, pueden ser lo suficientemente incómodos como para motivar a una persona a continuar consumiendo.

Hay un neurocientífico que ha dedicado más de 20 años de investigación a determinar cuánto tiene de verdad esta afirmación. Hablamos con el doctor Daniele Piomelli, jefe del dinámico instituto de investigaciones Centro para el Estudio del Cannabis de la Universidad de California, Irvine.

Contenido relacionado: Descanso de Tolerancia: 5 Señales de que Necesitas un Detox de Cannabis

Piomelli enfatizó la diferencia entre dependencia y adicción, para luego avanzar sobre el tema del cannabis. Según Piomelli, “la adicción es cuando se pierde el control cortical”: esto significa que la corteza prefrontal de tu cerebro ya no controla tu capacidad de decisión. Es un desorden cerebral crónico en el cual se experimenta la pérdida del control voluntario. Desemboca en comportamientos habituales, peligrosos y dañinos más allá de cuál sea el vicio (el juego, por ejemplo).

La marihuana no es adictiva según la definición médica, según la cual la persona ya no tiene control de su corteza frontal. “No creo que exista una adicción real con el cannabis, en el sentido de que (jamás llegaría al punto de decir) ‘O me das mi porro o te mato’”. En las adicciones, “existe un ansia, un anhelo intenso por la sustancia”. Con el cannabis, no necesariamente ansiamos físicamente la droga. Ciertos estudios muestran que esta es una distinción importante entre la adicción conductual y la adicción a la sustancia.

El cannabis puede, sin embargo, crear dependencia. Según Piomelli, “La dependencia es el estado en el cual el organismo se adapta al uso continuo de una sustancia en particular, y la homeostasis de dicho organismo cambia para incorporarla”.

Mientras es importante entender la diferencia entre adicción y dependencia, “el hecho de que el cannabis puede no causar una adicción real no significa que la dependencia que causa tiene que ser tomada a la ligera”.

La dependencia es un estado en el cual el organismo se adapta. Entonces, “si fueras a dejar de consumir una sustancia a la cual tu cuerpo se ha adaptado, el organismo se encontraría en una posición extraña. Por lo general, eso conlleva una serie de síntomas. Por ejemplo, si tomas medicación para controlar la presión sanguínea alta y te detienes, vas a ver un aumento en la presión. Esto aplica para la mayoría de las medicaciones, ya sean psicoactivas, esteroides, o antiinflamatorias. Este estado de dependencia es lo que ocurre con el cannabis”.

Contenido relacionado: Tolerancia a la Marihuana y Descansos de Tolerancia: ¿Cómo Funcionan?

Es por esto que cuando sacas al cannabis de la ecuación, experimentas síntomas similares a la abstinencia. Según Piomelli, “el momento en que un individuo experimenta abstinencia es incómodo. La abstinencia de cannabis no es tan seria como la de otras drogas, como por ejemplo los opioides, pero se puede poner feo”.

El THC y su potencial adictivo

El tetrahidrocannabinol (THC) es el componente químico del cannabis responsable de los efectos psicotrópicos.

Varios estudios han demostrado que el THC puede generar dependencia. Investigaciones realizadas por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de los Estados Unidos sugieren que las cepas de cannabis con altos niveles de THC y bajos niveles de CBD pueden ser más adictivas debido a los efectos de refuerzo más intensos que producen.

Para Piomelli la mejor manera de evitar la dependencia es tener un sistema de sostén social establecido. “Mi opinión (y es sólo eso, una opinión) es que la inmensa mayoría de los casos de abuso de drogas se puede explicar por la falta de una red social fuerte, particularmente con el cannabis y el alcohol”, comparte.

Como humanos, somos seres sociales. Por lo tanto, es pertinente sentir “recompensas sociales” con frecuencia: la liberación de dopamina que se experimenta al interactuar con otras personas. “Las especies sociales tienden a tener este efecto de recompensa social, así que se juntan en manadas. Esto es un efecto mediado por el sistema endocannabinoide”. Si te falta un sistema de apoyo social o una “recompensa social”, el cannabis compensa esa falta porque ese sentimiento ocurre dentro del sistema endocannabinoide.

El sistema de recompensa social que está tan ligado con nuestro bienestar interactúa con el sistema endocannabinoide y está conectado con él. “Nuestro cerebro social se basa en neuroquímicos que son imitados por drogas particulares. Si nuestro cerebro social no se realiza, o no se satisface, el cannabis puede llenar ese espacio vacío”.

Contenido relacionado: Opinión: Sí, la Adicción a la Marihuana Existe, No te Pongas Pesado

Así que cuando necesitas una recompensa social y no hay dónde conseguirla, el cannabis ayuda a replicar esa sensación. Cuando una persona consume cannabis con este propósito (para combatir la soledad o reemplazar el sistema de recompensa social que es esencial para lxs humanos) es significativamente más propensa y vulnerable a la dependencia.

El CBD y su papel en la adicción al cannabis

A diferencia del THC, no hay evidencia que sugiera que el cannabidiol (CBD) sea adictivo. De hecho, investigaciones han mostrado que el CBD no presenta riesgo de abuso. Un estudio publicado en el Journal of Drug and Alcohol Dependence en 2017 analizó el perfil de riesgo de abuso del CBD en consumidores frecuentes de cannabis y no encontró indicios de riesgo de adicción asociados al CBD.

Es importante destacar que los productos de CBD pueden contener diferentes niveles de THC. Por lo tanto, es fundamental asegurarse de que los productos de CBD cumplan con las regulaciones locales que limitan el contenido de THC para evitar posibles efectos no deseados.

Opciones de tratamiento y conclusiones

Si bien la adicción a la marihuana no afecta a la mayoría de las personas que la consumen, es crucial reconocer y abordar adecuadamente la dependencia del cannabis. Aquellos que sospechen tener un trastorno por consumo de cannabis deben buscar ayuda profesional y considerar las opciones de tratamiento disponibles. La terapia de motivación, la terapia cognitivo-conductual y los programas de 12 pasos han demostrado ser útiles en el tratamiento de la dependencia del cannabis.

Contenido relacionado: ¿El CBD Es Adictivo? Aclaramos tus Dudas

Aunque la adicción a la marihuana no es experimentada por la mayoría de los consumidores, existe evidencia científica que indica que el cannabis puede ser adictivo para algunos individuos. Es fundamental comprender las diferencias entre adicción y dependencia, así como el papel del THC y el CBD en la adicción al cannabis. Al abordar la dependencia del cannabis de manera adecuada, podemos apoyar a aquellos que puedan necesitar ayuda y promover su bienestar.

No obstante, si algo queda claro, es que todavía se necesita mucha más investigación objetiva para terminar de entender los efectos de la marihuana en las personas.

Nota: La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos y no sustituye el asesoramiento médico profesional. Si tienes preocupaciones sobre el consumo de cannabis o cualquier otro problema de salud, te recomendamos que consultes a un profesional de la salud cualificado.

Fuentes:

Foto: Midjourney

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

El Planteo Logo Negro

ACERCA DEL AUTOR

El equipo de El Planteo. Información madura para un mundo verde.

También puede interesarte

flora growth acciones
nueva york publicidad cannabis
Urban Roosters