ENG 🇬🇧
trastorno uso cannabis

ABC

¿Qué Es el Trastorno por Uso de Cannabis?

Por The Green Fund

¿Qué Es el Trastorno por Uso de Cannabis?

✍ 23 febrero, 2021 - 08:03

El cannabis puede ser un regalo de Dios para aliviar el dolor, el insomnio y el estrés. Sin embargo, para algunxs puede empeorar las cosas, y mucho. El trastorno por uso de cannabis se produce cuando una persona sufre síntomas de abstinencia al dejar de consumirlo. No todo el mundo corre el riesgo de volverse adictx, pero puede ocurrir. Con la legalización ganando terreno y la aparición de variedades más potentes, la adicción al consumo de cannabis podría ir en aumento. 

Contenido relacionado: Adicción a la Marihuana: Todo lo que Debes Saber

El cannabis sigue siendo ilegal según la ley federal como droga de la Lista I, lo que significa que no se considera que tenga ningún beneficio medicinal. Los opiáceos, por otro lado, son la principal causa de adicción por prescripción médica y están clasificados como menos dañinos bajo la misma ley federal como droga de la Lista II.

Este hecho parece ridículo a primera vista. La investigación y el desarrollo de los beneficios del cannabis tienen ahora una alta demanda, y las restricciones de la marihuana medicinal en los EEUU se están relajando a nivel estatal. Mientras tanto, los productos basados en el CBD ya están disponibles para su compra en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido.

En Australia, el cannabis medicinal es legal a nivel federal en todos los estados. Según un informe de Prohibition Partners, el mercado del cannabis legal en Oceanía alcanzará unos USD 1.550 millones en el 2024. Esto se debe al aumento de las inversiones en el cultivo doméstico y a la investigación clínica para comprender la planta. De este modo, es probable que Australia represente el 79% del mercado de Oceanía en el 2024.

A pesar de un comienzo relativamente lento, el mercado mundial del cannabis está en alza y la demanda pública se manifiesta ahora más que nunca. Nueve de los once estados de EEUU donde el cannabis recreativo es legal clasificaron a la industria como un servicio “esencial” durante la actual pandemia de COVID-19, y las ventas se están disparando en consecuencia.

Sin embargo, aunque existe una demanda pública de la planta, el consumo de cannabis puede tener, en ocasiones, más efectos negativos que positivos. El cannabis puede hacernos sentir bien y ayudarnos a dormir; y fue una de las primeras sustancias naturales para aliviar el dolor. Pero también sabemos que demasiado de algo bueno puede hacer más daño del que pretendemos.

Existe un debate permanente sobre si el cannabis es adictivo o no. La respuesta sencilla es: sí, puede ser adictivo; pero no para todxs. El consumo de cannabis afecta a distintas personas de manera diferente. Hay personas que consumen cannabis con frecuencia durante años y no corren riesgo de adicción, y hay otras que sí.

¿Qué es el trastorno por uso de cannabis?

El trastorno por uso de cannabis (o CUD, por sus siglas en inglés) es un trastorno por abuso de sustancias clasificado en el Manual de Diagnóstico Estadístico, 5ª edición (DSM-V).

Contenido relacionado: Dependencia de la Marihuana: ¿Son Efectivas las Investigaciones?

Dicho manual clasifica al CUD basándose en la identificación de 11 síntomas conductuales:

  • El cannabis se suele consumir en mayores cantidades durante un periodo de tiempo más largo de lo previsto.
  • Un deseo persistente o esfuerzos infructuosos por reducir o controlar el consumo de cannabis.
  • Se dedica mucho tiempo a las actividades necesarias para obtener el cannabis, consumirlo o recuperarse de sus efectos.
  • Ansia, o un fuerte deseo de consumir cannabis.
  • El consumo recurrente de cannabis provoca el incumplimiento de las principales obligaciones en el trabajo, la escuela o el hogar.
  • Consumo continuado de cannabis a pesar de tener problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes causados o exacerbados por los efectos del cannabis.
  • Se abandonan o se reducen actividades sociales, laborales o recreativas importantes debido al consumo de cannabis.
  • Consumo recurrente de cannabis en situaciones en las que es físicamente peligroso.
  • El consumo de cannabis es continuado a pesar de saber que tiene problemas físicos o psicológicos persistentes o recurrentes que probablemente hayan sido causados o exacerbados por el consumo de cannabis.
  • Tolerancia, definida por: 1) aumento de consumo para lograr la intoxicación o el efecto deseado o 2) disminución marcada del efecto con el uso continuado de la misma cantidad de la sustancia.
  • Abstinencia, que se manifiesta por: 1) el síndrome de abstinencia característico del cannabis o 2) el consumo de cannabis para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

Dependiendo de la cantidad de síntomas con los que una persona se identifique, la gravedad del trastorno puede fluctuar de una persona a otra. Por ejemplo, una persona que sólo se identifica con dos síntomas tiene un caso leve de CUD (En español: “Desorden de Uso del Cannabis”), mientras que un caso grave consiste en tener seis o más síntomas.

Existen diferentes categorías de CUD que afectan a lxs consumidores. Éstas pueden incluir el insomnio, la ansiedad y el delirio de intoxicación inducidos por el cannabis, entre otros. Es un trastorno extenso.

La clave para tratar el CUD reside en varias terapias conductuales que pueden ayudar a replantear los pensamientos y la motivación. La terapia cognitivo-conductual, la gestión de contingencias y las terapias de mejora de la motivación son eficaces para la transición de los patrones de pensamiento y los comportamientos negativos.

Contenido relacionado: Marihuana y Tolerancia: Cómo Funciona y Cómo Controlarla

Las pruebas también demuestran que reducir gradualmente la dosis de cannabis es más eficaz para dejar la planta que hacerlo de golpe. En los casos de abuso de sustancias, si lxs usuarixs están recibiendo tratamiento para el CUD, el objetivo es dejar de consumir cannabis por completo.

Sobre la necesidad de porro

A medida que la legalización del cannabis se extiende por todo el mundo, también aumentan los motivos de su consumo. En general, el consumo de cannabis y CBD está aumentando en casi todos los grupos demográficos, incluidas las personas embarazadas y lxs ancianxs.

La gente usa marihuana por diferentes razones. A veces es tan simple como la experimentación o el alivio del estrés; otras veces es medicinal. En el caso de las personas embarazadas, por ejemplo, un estudio de cohorte descubrió que el consumo de cannabis se triplicó entre 1999 y 2003. Probablemente para aliviar las náuseas prenatales y el dolor perineal.

Mientras la legalización se está relajando y la inversión está aumentando, no es de extrañar que el consumo de cannabis también aumente. Sin embargo, esto también puede ir en detrimento. Cuanto más cannabis consumimos, más aumenta el riesgo de desarrollar una dependencia.

El CUD gira en torno a la dependencia. El cannabis puede hacer que te sientas mejor y que descanses bien por la noche. Sin embargo, para algunas personas hay un punto en el que el cannabis puede empezar a ser contraproducente.

En algunos casos, cuando lxs consumidores de larga duración lo dejan, pueden perder el sueño, sentirse irritadxs, apáticxs y deprimidxs. Cuanto más prolongado sea el consumo crónico, más sentirán lxs consumidores que el cannabis es la respuesta.

¿Está aumentando el trastorno por uso de cannabis?

Se han realizado estudios que sugieren que alrededor del 9% de lxs consumidores de cannabis acaban desarrollando CUD. Sin embargo, otros estudios afirman que los niveles bajos de dependencia pueden darse hasta en el 30% de lxs consumidores. Esta tasa puede aumentar en lxs adolescentes, debido al efecto que el cannabis puede tener en las mentes en desarrollo.

Un estudio del 2019 muestra que la adicción al cannabis ha aumentado en los estados de Estados Unidos que han legalizado el consumo de cannabis recreativo. Lxs mayores de 26 años consumen cannabis en un 26% más que los de los estados donde la marihuana recreativa sigue siendo ilegal. Del mismo modo, se ha producido un aumento del 37% en los casos de CUD en los estados con legalidad recreativa en el mismo grupo de edad.

Contenido relacionado: Adicciones y Prevención en Adultos y Adolescentes: Cambiando la Perspectiva

Con el aumento de la legalización, también ha aumentado la demanda de marihuana más potente. El contenido medio de THC en el cannabis ha pasado del 3,8% a cerca del 12% en las últimas dos décadas. Algunas variedades de cannabis pueden contener hasta un 40% de THC. El consumo prolongado de cannabis potente puede tener efectos perjudiciales para la función cerebral.

La adicción parece ser común en las personas que consumen marihuana tanto de forma recreativa como medicinal. Sin embargo, es importante entender que la mayoría de las personas que consumen cannabis no desarrollarán una adicción.

Entonces, ¿es adictivo o no?

El cannabis interactúa con nuestra función cerebral a través de nuestro sistema endocannabinoide. Cuando nuestro funcionamiento cerebral ya está deteriorado, el cannabis puede exacerbar los síntomas no deseados.

Hay dos categorías de personas que parecen tener más riesgo de padecer CUD que la mayoría: lxs consumidores intensivxs y crónicxs (especialmente si el consumo de cannabis se inició a una edad temprana) y las personas con un historial o predisposición a los trastornos psicóticos.

Las personas que heredan el gen de la psicosis son psicológicamente vulnerables, lo que significa que su regulación cognitiva y su conciencia están alteradas. El hecho de heredar el gen no significa que se vaya a desarrollar una psicosis, sino que simplemente se corre un mayor riesgo. El consumo de cannabis puede potenciar los síntomas de la psicosis, especialmente cuando el consumo se inicia a una edad temprana.

Por otra parte, el consumo crónico e intenso de cannabis puede provocar ansiedad, depresión y deterioro cognitivo. Asimismo, los niveles más altos de THC encontrados en consumidores crónicxs son indicativos de disfunción cerebral, alucinaciones y delirios. En la adolescencia, el consumo excesivo puede provocar un menor rendimiento académico y un coeficiente intelectual más bajo.

Las pruebas demuestran que el motivo del consumo puede ser muy importante para desarrollar un riesgo de adicción. Mientras que el consumo excesivo en personas que usan el cannabis para mejorar las actividades, el disfrute y el hábito puede causar dependencia; este riesgo aumenta en las personas que usan el cannabis como evasivo. Las personas que usan el cannabis como una forma de escapar de la realidad, evitar sentimientos desagradables y por aburrimiento son las que tienen más riesgo de desarrollar una adicción.

Contenido relacionado: ¿La Marihuana es Adictiva? La Diferencia entre Adicción y Dependencia

El cannabis es un gran recurso para algunxs, pero sus implicaciones en nuestra función cerebral no son algo que deba darse por sentado. Si eres consciente de que tienes una predisposición genética a cualquier forma de psicosis, quizá debas replantearte tu consumo de cannabis.

En última instancia, la salud mental de unx es un activo valioso. Así que, si te encuentras dependiendo demasiado del porro para sentirte mejor, habla con tu profesional de la salud.

El trastorno por uso de cannabis es tan complejo como la propia planta. Su conocimiento es importante para garantizar que el cannabis sea seguro y saludable para todas las personas.

Vía The Green Fund, traducido por El Planteo.

Foto de Heorhii Heorhiichuk en Pexels

The Green Fund

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

secar marihuana
jay z monogram
Menstruación
Psicodelicos