LSD psilocibina dolor

Psicodélicos

LSD y Psilocibina: Alternativas Superiores y Seguras a los Opioides para el Dolor, Revela Estudio

LSD y Psilocibina: Alternativas Superiores y Seguras a los Opioides para el Dolor, Revela Estudio

✍ 26 December, 2023 - 13:03


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


Por Elena Schmidt

La mayoría de la gente clasifica el dolor y la depresión en dos categorías distintas, yo incluida. Pero cuando hace poco, cuando un médico me explicó que el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y la depresión también duelen, se me prendió la lámpara. Por supuesto que duelen.

Los límites entre el dolor emocional y el físico son totalmente difusos debido a los mecanismos de procesamiento interconectados del cerebro. Las personas con trastornos nociceptivos lo saben mejor que nadie.

Contenido relacionado: ¿Pueden los Psicodélicos Ser un Tratamiento para el Dolor Físico?

El dolor nociceptivo implica fallos en la forma en que el sistema nervioso procesa el malestar corporal y emocional. Las personas con dolor nociceptivo sienten una angustia intensa a pesar de la ausencia de lesiones o daños nerviosos aparentes. Muchas también desarrollan depresión, lo que indica que su dolor emocional y físico comparten causas subyacentes. En la desesperación por encontrar alivio, muchas personas suelen recurrir a los opioides, además de diversas terapias.

Los opioides funcionan tremendamente bien al principio porque actúan directamente sobre el sistema nervioso central para bloquear las señales de dolor y hacer que la persona que lo ingiere se sienta eufórica. Sin embargo, ya no es ningún secreto (véanse los éxitos de Netflix Painkiller, El negocio del dolor y The Fall of the House of Usher) que estos analgésicos conllevan un aumento de la tolerancia, la adicción y una depresión respiratoria potencialmente mortal.

A diferencia de los opioides, el LSD y la psilocibina no modulan de forma directa e inmediata los receptores del dolor. Sin embargo, pueden ser muy beneficiosos para enfermedades nocivas como la fibromialgia, el síndrome del intestino irritable y el síndrome de dolor regional complejo (SDRC), debido a su acción serotoninérgica.

Una reciente revisión bibliográfica sugiere que estos psicodélicos clásicos pueden abordar la agonía física con una eficacia creciente a lo largo del tiempo, a la vez que actúan sobre los orígenes de la angustia emocional.

Según dicha revisión, el tratamiento con psicodélicos para el dolor físico no es realmente nuevo. Entre 1964 y 1977, ensayos clínicos a pequeña escala e informes de casos demostraron que el LSD era un potente analgésico, incluso superior a los opioides contra el cáncer y la gangrena.

En la actualidad, la gente se automedica las cefaleas en racimos con LSD y psilocibina, a menudo con mejores resultados que los tratamientos convencionales para el dolor.

Contenido relacionado: Nuevo Estudio: Los Psicodélicos Servirían Para Aliviar el Dolor Crónico

Los estudios sobre el dolor van en aumento. Pero la terapia psicodélica sigue siendo mucho más conocida para la salud mental. Innumerables ensayos iniciados en los ’50 muestran que el LSD y la psilocibina pueden tener efectos positivos duraderos en el dolor mental y emocional, aumentando la resiliencia y la autoconciencia. La psilocibina está incluso a punto de ser aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento de la depresión resistente gracias a sus increíbles resultados clínicos.

Pero, ¿pueden los psicodélicos convertirse en los nuevos analgésicos?

Al parecer, sí. Los psicodélicos parecen reconfigurar el cerebro de forma que cambia su relación con los conflictos emocionales y lo hace menos sensible a las señales de dolor físico.

Este ajuste neuronal complejo podría ser clave para lxs pacientes nociceptivos, cuyas neuronas detectoras del dolor se activan incluso con los estímulos más leves. La sensibilidad suele comenzar con un dolor común y corriente. Pero con el tiempo, la sensación se hace más intensa y, finalmente, el malestar se queda. La afección pasa de aguda a crónica en muy poco tiempo, ya que las células cambian de papel, los genes funcionan de forma diferente y las proteínas celulares empiezan a desplazarse de su sitio.

Con el tiempo, el cerebro pasa de gestionar mal el dolor físico a gestionar también las emociones, lo que podría explicar por qué muchxs pacientes con dolor crónico desarrollan depresión y ansiedad.

El dolor crónico también implica cambios en una parte de la red cerebral asociada a los pensamientos centrados en unx mismo. En 2001, lxs científicos denominaron a estas áreas “red de modos predeterminado” (DMN, por sus siglas en inglés).

Las personas con depresión o dolor crónico nociplásico muestran una actividad inusualmente alta en la DMN, vinculada a quedarse atascado en bucles de pensamientos negativos o a estar excesivamente obsesionado consigo mismo. En estos casos, la DMN no puede conectar bien con otras partes del cerebro, especialmente las que se ocupan de las emociones y el dolor.

Contenido relacionado: Psicodélicos para la Salud Mental: Crece el Optimismo entre Profesionales

Los psicodélicos son interesantes en este caso, ya que interactúan con los receptores de serotonina, presentes de forma prominente en toda la DMN.

Al activar los receptores de serotonina, incluidos los 5-HT2A y 5-HT1A, los psicodélicos parecen aumentar la riqueza de información del cerebro, o “entropía“. Una mayor entropía permite al cerebro liberarse del control rígido e hiperactivo de la DMN. Este proceso podría resetear el cerebro, ofreciendo potencialmente una nueva forma de tratar el dolor crónico y la angustia emocional.

El dolor nociceptivo también está relacionado con factores cerebrales específicos como el Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés), importante para que las células se conecten y cambien. Los niveles más bajos de BDNF se dan en el dolor crónico y la depresión, y los psicodélicos podrían aumentar estos niveles.

La inflamación es otro factor importante en el dolor crónico y la depresión, especialmente en enfermedades como el síndrome del intestino irritable (SII), la fibromialgia y el síndrome de dolor regional complejo (SDRC). Los psicodélicos también podrían ayudar en este caso, reduciendo la inflamación y fomentando el crecimiento y la conexión de las células cerebrales.

La teoría analgésica más interesante es que el LSD y la psilocibina podrían ser aún más eficaces con el tiempo para el dolor. Lxs científicos plantean esto basándose en investigaciones sobre el dolor nervioso, que demuestran que los fármacos dirigidos al receptor 5HT1A aumentan el alivio del dolor con el uso repetido, lo que contrasta fuertemente con los efectos de los opioides. La tolerancia a los opioides a menudo se transforma en adicciones desastrosas, ya que las personas toman dosis cada vez más altas en busca del mismo resultado.

Contenido relacionado: ¿Puede la Psilocibina Aliviar el Dolor del Síndrome de Miembro Fantasma?

Lxs pacientes con fibromialgia toman regularmente opioides en busca de alivio, a pesar de que las pruebas clínicas están descalificando cada vez más esta práctica. Los opioides no sólo son ineficaces para la fibromialgia, sino que lxs pacientes suelen tener peores resultados que los que no toman opioides. Por no mencionar que los analgésicos tradicionales no abordan explícitamente las dimensiones experiencial y psicológica del dolor.

Lxs seres humanos no somos sólo carne y huesos, ni sólo mente y emociones, aunque a menudo éstas sean las protagonistas. Somos una combinación misteriosa, y también lo es nuestro dolor. Es a la vez físico y transpersonal. Los psicodélicos se encuentran entre las únicas sustancias conocidas que intervienen en la intrincada danza de los procesos biológicos, atajando la inflamación y mejorando la salud cerebral. Surgen como analgésicos y como agentes de sanación holística.

Vía Psychedelic Spotlight, traducido por El Planteo.

Aprende a cultivar hongos en casa con el curso de cultivo de hongos de DoubleBlind y El Planteo, respaldado por micólogos expertos, ahora disponible en español. Más de 7.000 personas ya lo han tomado, con resultados increíbles. No te quedes afuera. Sigue este enalce para anotarte y recibe un 50% de descuento usando el código “ELPLANTEO”.

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Psychedelic Spotlight

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Trulieve
EEUU reclasificación cannabis
marihuana tdah
kraken san francisco snowden amenaza gobiernos operar con criptomonedas ucrania airdrop powell