ENG 🇬🇧

Básicos del Cultivo: Cómo Secar y Curar Marihuana

Categoría: Cannabis

✍ 15 agosto, 2021 - 13:39

Por WeedWeek

secar marihuana

Se podría creer que el secado de la marihuana es el último paso en el proceso de cosecha. Sin embargo, las personas que cultivan también deberían aprender a curar la marihuana. Y deberían hacerlo con cada cosecha.

Contenido relacionado: Cinco Formas de Mantener tu Marihuana Fresca

Aunque a la marihuana se la suele denominar “cannabis seco”, en lugar de “cannabis seco y curado”, el proceso de curado es igual de importante para lograr los perfiles deseables de terpenos y cannabinoides. Con un poco de paciencia y las condiciones adecuadas, se puede permitir que se produzcan ciertas reacciones químicas en la planta. Y créannos: éstas son reacciones que quieres alentar, no inhibir.

Sigue leyendo para aprender cómo secar y curar adecuadamente la marihuana.

¿Cuál es la diferencia entre secar y curar la marihuana?

Aunque puedan parecer similares (especialmente porque, en ambos casos, la marihuana se deja sola en la oscuridad por períodos prolongados de tiempo) las diferencias entre el secado y el curado de la marihuana son en realidad bastante marcadas.

El proceso de secado está diseñado para disminuir el contenido de humedad de los brotes recién cortados. Casi tan pronto como se ha recortado, la batalla está en evitar que la humedad dañe tu cosecha. La humedad es el enemigo cuando se trata de secar y curar la marihuana, ya que puede conducir al crecimiento de moho y la proliferación de bacterias no deseadas que pueden estropear todo. Estas molestas plagas pueden atacar en cualquier momento, por lo que es importante mantener un ojo echado a tu cannabis durante el secado y el curado.

Contenido relacionado: Virus, Viroides y Cannabis: una Breve Introducción

Un proceso de curación adecuado sólo se puede lograr una vez que la marihuana se ha secado correctamente. El curado de la hierba implica mantener la hierba seca en contenedores sellados durante un período de semanas a meses, mientras se mantiene un ambiente constantemente fresco y oscuro. Este entorno de temperatura controlada permite la biosíntesis de los cannabinoides y la retención de los perfiles de terpenos, así como la eliminación de impurezas como azúcares y minerales que afectan a la calidad del humo. Si se hace correctamente, el curado te dejará con el mejor producto posible.

¿Por qué necesito secar mi marihuana antes de curarla?

Secar la marihuana puede parecer una tarea fácil, dado que es en esta forma seca que la mayoría de nosotrxs la conocemos. Sin embargo, comer cannabis sin secar no sólo es posible, sino que resulta que puede haber muchos beneficios para la salud al consumirlo en forma de hojas verdes, ya que la planta está repleta de vitaminas como C, K, y calcio. El problema (para algunxs por lo menos) es que comer cannabis crudo no te colocará.

Colocarse es una de las muchas razones para secar la cosecha de cannabis que tanto ha costado cultivar. Las hojas y flores frescas no producen el mismo nivel de efectos psicoactivos que la marihuana seca.

Hay dos razones para esto. Primero, el secado de la marihuana crea un producto que luego puede ser descarboxilado, lo que significa que se calienta lentamente a baja temperatura.

Contenido relacionado: Cómo Descarboxilar Marihuana: Todo sobre la Activación del Cannabis

La descarboxilación es lo que ayuda a convertir los cannabinoides en su estado activo, incluyendo los cannabinoides THCA y CBDA, que se convierten en THC y CBD respectivamente.

El otro beneficio del secado es que permite a la planta participar en la biosíntesis de los cannabinoides, que es otra forma en que los cannabinoides se convierten en su forma activa. A continuación explicaremos por qué esto es muy importante.

Por último, el curado no puede ocurrir sin un proceso de secado conducido apropiadamente, ya que un curado adecuado requiere que el contenido de humedad de los brotes se reduzca. Y el curado es definitivamente algo que querrás hacer.

Cómo secar tu marihuana

En última instancia, el objetivo de secar el cannabis es reducir el contenido de agua de los brotes a alrededor de 10 o 15%. Aquí está cómo puedes lograr los mejores resultados:

  • Recorta tu cannabis. Puedes tomar ramas enteras de la planta y colgarlas al revés, o cortar los brotes y extenderlos sobre un estante. Puedes usar cuerdas y ganchos para secar la ropa, o incluso perchas y cuerdas en un armario. ¡Sé creativo!
  • Mantén tu material vegetal recortado en una habitación oscura con una temperatura de alrededor de 21° C (70° F), con un 50% de humedad. Asegúrate de que haya un poco de circulación de aire también, para ayudar al proceso de secado.
  • Cada cultivo requerirá diferentes tiempos de secado, dependiendo de factores como el clima, así como la densidad de los brotes. Generalmente, el proceso de secado tomará alrededor de una semana, pero puede tomar más de dos semanas. Cuando los brotes se sientan secos y ligeramente crujientes al tacto, sabrás que están listos para pasar al siguiente paso.

Cómo saber cuándo la marihuana está seca y lista para ser curada

Hay un par de formas de determinar si la marihuana está lo suficientemente seca para empezar a ser curada. La primera consiste en aplicar una suave presión sobre una flor. Si todavía se siente húmeda o ligeramente pegajosa, debes esperar un poco más. La marihuana seca debe sentirse ligeramente crujiente.

Contenido relacionado: Guía para el Autocultivo de Cannabis: Genéticas, Medios y Ambientes de Cultivo

Otra prueba segura de la sequedad es intentar doblar un tallo. Si se dobla, dale más tiempo. Si se rompe limpiamente, está lista para comenzar el proceso de curación.

¿Por qué curar la marihuana?

La razón número uno para curar el cannabis es que al hacerlo aumenta la presencia de cannabinoides como el THC y el CBD. Sí, has leído bien, curar aumenta la potencia.

Al igual que en la descarboxilación, el curado convierte los cannabinoides como el CBDA y el THCA en sus formas activas, el CBD y el THC. Cuanto más tiempo tenga el cannabis para curarse, más conversiones de este tipo pueden tener lugar, y los efectos serán mayores.

Lxs conocedores consideran que la curación es absolutamente vital por varias razones:

La curación afecta el sabor y la calidad del humo: En caso de que necesites otra razón además de aumentar la potencia, el curado también preservará el contenido de terpenos del cannabis. Puede ser tentador hacer un secado más rápido exponiendo las plantas al sol, pero los terpenos se descomponen y se degradan a temperaturas más altas. Esto afectará negativamente el perfil de los terpenos, resultando en una experiencia mucho menos sabrosa. Al curarse en un espacio oscuro y fresco durante un largo período de tiempo, los terpenos se conservan mucho más intactos, produciendo aromas y sabores agradables que suman a la experiencia general de consumir marihuana.

Contenido relacionado: Introducción al Cultivo de Marihuana en Interior (o Indoor)

Hay quienes dicen que el curado también mejora la calidad del humo, haciéndolo más suave y agradable para la lengua y la garganta. Las condiciones óptimas del entorno de curación permiten que los compuestos indeseables como los azúcares y los minerales sean digeridos por las bacterias de la planta. La marihuana que no se ha curado puede producir una sensación más dura y ácida cuando estos componentes aún persisten en la materia vegetal.

Curar preserva tu cannabis: El proceso de curación en sí mismo puede prolongarse durante meses, lo que constituye una forma de conservación a largo plazo en sí misma. Cuando los brotes se han curado adecuadamente, pueden ser almacenados por más tiempo. Mientras los contenedores de almacenamiento se mantengan alejados de la luz (que degrada el THC) y la humedad (que puede promover el moho), la marihuana curada puede durar mucho tiempo.

Cómo curar tus brotes de cannabis

  • Coloca los brotes en contenedores que tengan un buen sello. También es aconsejable seleccionar algo con boca ancha, para facilitar la colocación de los brotes en el interior y retirarlos una vez curados.
  • Empaca los cogollos un poco sueltos: asegúrate de que no estén demasiado apretados, ya que esto puede inhibir el proceso. Trata de llenar los frascos sólo a ¾ de su capacidad, para permitir un flujo de aire suficiente. Esto reduce la oportunidad de que el moho o las bacterias se afiancen.
  • Coloca los frascos en un ambiente de temperatura controlada. Idealmente, apunta a niveles de humedad de alrededor del 60% y una temperatura de 21° C (70° F). Al igual que con el secado, mantén los brotes en un ambiente oscuro, y asegúrate de que no se expongan a la luz solar directa. Esto podría afectar la temperatura y el nivel de humedad, potencialmente con un efecto desastroso.

Contenido relacionado: Todo sobre el Proceso de Cultivo de Marihuana

  • Especialmente durante la primera semana de curación, abre los frascos unas cuantas veces al día, y déjalos abiertos durante unos minutos cada vez. El objetivo es dejar que el oxígeno se reponga dentro de los frascos, así como ayudar a que se evapore cualquier humedad presente.
  • Después de un par de semanas en los frascos, tu brote debería estar listo para consumir. Sin embargo, ten en cuenta que la paciencia es una virtud. Cuanto más tiempo lo dejes, mejor será, en términos de sabor y aroma. Un mes es genial, dos meses podrían ser aún mejor. Después de las dos primeras semanas, los frascos sólo necesitan ser abiertos una vez al día, o incluso una vez cada pocos días.

¿Cuál es la mejor manera de guardar mis brotes una vez que se han secado y curado?

La marihuana seca y curada puede almacenarse de forma segura en los mismos frascos sellados que se utilizan para la curación. Mantener los frascos en un lugar fresco, oscuro y seco es importante para prevenir el crecimiento de moho o bacterias. Y, como se mencionó anteriormente, la marihuana curada no necesita ser abierta e inspeccionada con tanta frecuencia, por lo que necesitan un mantenimiento bastante bajo en general.

Conclusión

Aprender a curar y secar correctamente tu cannabis es una manera de dejar que tu producto brille, y aumentar todo el trabajo duro que pones en el crecimiento de tu cultivo en primer lugar. Aumentar la potencia de los cannabinoides, mejorar los perfiles de sabor y obtener un humo lujoso y suave son sólo algunos de los beneficios que puedes esperar obtener. Aunque llevan más tiempo, el secado y el curado definitivamente no son pasos que deban pasarse por alto.

Vía WeedWeek, traducido por El Planteo.

 



WeedWeek

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

criptomonedas jubilación
cannabis uruguay
ethereum
cannabis medicinal