Cultivo de Marihuana

ABC

Todo sobre el Proceso de Cultivo de Marihuana

Por The Cannigma

Todo sobre el Proceso de Cultivo de Marihuana

✍ 6 julio, 2020 - 13:07

Por Philip Ghezelbash vía The Cannigma, traducido por El Planteo.

Con la legalización de la marihuana convirtiéndose rápidamente en una realidad en más y más países, un gran abanico de productos de cannabis se han vuelto disponibles en el mercado.

Con el tiempo, a medida que la marihuana se fue volviendo más aceptada tanto medicinal como recreativamente, las plantas de cannabis personales fueron ganando popularidad entre lxs cultivadores aficionadxs. Y por supuesto, también a gran escala. Cultivar plantas de marihuana puede ser una forma gratificante y práctica de producir tu propio producto para consumir.

Contenido relacionado: Guía para el Autocultivo de Cannabis: Genéticas, Medios y Ambientes de Cultivo

El cannabis ha pasado muchos años en la oscuridad, por lo que es mucho más difícil encontrar guías de cultivo para la marihuana que para las rosas o los manzanos.

Aquí hay algunos datos sobre el cultivo de marihuana y todo lo que implica.

Los diferentes tipos de plantas de cannabis

Si bien el nuevo estado legal del cannabis puede resultar intimidante, el proceso de cultivo de marihuana es más o menos el mismo que el de muchas otras plantas domésticas. Antes de plantar una rosa, debes decidir una cepa. El cannabis no es diferente.

En términos generales, las cepas de marihuana se dividen coloquialmente en tres variedades diferentes: índica, sativa e híbridas. La historia prohibitiva del cannabis significa que estos cultivares y sus historias de reproducción no fueron registradas con precisión. Por este motivo, algunos sistemas de nombres de cannabis pueden no ser totalmente exactos.

Contenido relacionado: Índica, Sativa, Híbrida: ¿Cuál Es La Diferencia?

Sin embargo, sativa e índica pueden ser términos descriptivos útiles para rasgos específicos del cannabis, y son probablemente los indicadores comunes que encontrarás como cultivadorx de marihuana.

Índica

Las cepas índicas comúnmente se refieren a plantas de cannabis que son más cortas y tienen hojas más anchas. A menudo se describe al efecto de la marihuana índica como una sensación de somnolencia, letargo y relajación, aunque no existe evidencia científica que respalde estas afirmaciones.

Sativa

Las plantas de cannabis sativa se caracterizan por tener mayor altura y hojas más delgadas. El cannabis sativa es conocido por su producción reducida de tricomas. Cuando se consume, se dice que esta cepa de marihuana produce un efecto descripto como energético. Una vez más, esas generalizaciones sobre las sativas se basan solamente en la experiencia anecdótica y subjetiva de lxs consumidores.

Híbridas

Las plantas de marihuana híbridas contienen combinaciones variables de características índicas y sativas. De hecho, la mayoría de las plantas de cannabis hoy en día son probablemente algún tipo de híbrido.

Afortunadamente, la expansión de la legalización ha llevado a la disponibilidad de métodos de prueba genómica que son más confiables que el boca a boca de lxs vendedorxs ilegales de cannabis. Las herramientas de análisis de datos pueden establecer perfiles químicos e identificar diferencias genéticas específicas para clasificar diferentes cepas de cannabis.

Contenido relacionado: Más Allá de Índica o Sativa: la Plataforma de Leafly para Identificar Cepas de Cannabis

Cannabis cultivation

Según investigaciones, factores como la concentración de terpenos y las proporciones THC:CBD son principalmente los que causan variaciones en los efectos psicoactivos y terapéuticos del cannabis, en lugar de la clasificación sativa o índica de la planta.

Cultivo de marihuana: al aire libre vs. en interiores (outdoor vs. indoor)

Al igual que con muchas otras plantas domésticas, la marihuana puede cultivarse al aire libre o en interiores. Esto puede tener implicaciones significativas para el producto final, así como para el proceso de cultivo en sí.

Cannabis cultivado al aire libre

Cultivar marihuana al aire libre podría ser una opción deseable para muchxs, ya que es una forma familiar de jardinería que no requiere tiempo de construir infraestructura interior. Tener un sistema de suelo establecido también significa que tus plantas requerirán menos nutrientes añadidos.

Los problemas que son comunes al cannabis cultivado al aire libre son el riego excesivo y el daño climático. El viento y la lluvia pueden degradar los ingredientes activos de la planta y romper ramas, mientras que el exceso de agua puede provocar moho y podredumbre. Para evitar esto, las plantas pueden protegerse del viento con cortavientos, cubrirse durante fuertes lluvias y regarse con moderación según sea necesario.

Cannabis cultivado en interiores

Se considera en gran medida que el cannabis cultivado en interiores crea un producto superior. Esto se debe al mayor rendimiento delos brotes de marihuana que generalmente se produce en este tipo de cultivo. Otra razón por la que se prefiere este método es debido a la naturaleza controlada de una operación de crecimiento en interiores. La misma permite aumentar o reducir las cualidades específicas del cannabis a través de cambios en el entorno.

Contenido relacionado: La App para Cultivo de Cannabis Creada por Argentinxs

Sin embargo, este control también significa que el cannabis en interiores requiere una gran cantidad de cuidado, equipamiento y tiempo. Existen sistemas de control para el flujo de aire, los niveles de luz y la humedad, para controlar perfectamente el ambiente de tus plantas de cannabis. Pero las opciones disponibles para las plantas de marihuana de interior no se detienen allí. Lxs productores también deben decidir un método de cultivo, ya que las opciones son mucho más variadas cuando las plantas se cultivan bajo techo.

Sistemas hidropónicos

Los sistemas de cultivo hidropónico están comúnmente relacionados con el cultivo de marihuana, y por una buena razón. La hidroponía consiste en cultivar plántulas en una solución líquida a la cual se le agregan nutrientes diariamente. El beneficio de esto sobre el suelo es que las raíces de las plantas tienen acceso directo a los nutrientes requeridos a través de la solución. Por lo tanto, en lugar de gastar energía para desarrollar un sistema de raíces, la planta puede crecer más y producir un mayor rendimiento. No es de extrañar que lxs cultivadores de cannabis recurran a la hidroponía, ya que un mayor rendimiento de cogollos es una alta prioridad.

Sin embargo, este método de cultivo se considera bastante avanzado, ya que la temperatura del agua, los niveles de pH y las concentraciones de nutrientes deben verificarse y modificarse varias veces al día.

Coco Coir

Otro método de cultivo en interiores con el que quizás estés menos familiarizadx es el coco coir, un medio sin tierra que utiliza cáscaras de coco para mantener las raíces. El sistema de cáscara de coco permite un excelente suministro de oxígeno a las raíces. Al igual que la hidroponía, requiere nutrientes y agua adicionales diariamente. La fibra de coco se considera una excelente técnica de cultivo intermediario, entre el suelo y el cultivo hidropónico. Esto se debe a que el crecimiento y el rendimiento serán más altos que el del cultivo en el suelo, pero sin las técnicas más desafiantes del cultivo hidropónico.

Invernadero

Los invernaderos son estructuras con paredes transparentes y sistemas de calefacción controlados artificialmente para dar a las plantas (en este caso, cannabis) condiciones ideales de crecimiento. Si bien los invernaderos se pueden usar para introducir sistemas de cultivo complicados, como coco coir o hidroponía, también se pueden usar simplemente para proporcionar un entorno más protegido para las plantas de marihuana cultivadas en el suelo.

Contenido relacionado: Qué Pasa con Seedo: El Cultivador Automático de Cannabis y Sus Mil Problemas

Es posible que sea necesario construir un sistema de suelo en cajas de maceta. Aún así, el cultivo del suelo en invernadero proporciona protección contra el viento y la lluvia, que pueden dañar seriamente las plantas y reducir el rendimiento total.

Plantar la semilla

Entonces has decidido qué, dónde y cómo plantarás tus semillas de cannabis, pero ¿qué sigue?

La línea de tiempo del cultivo de marihuana

Las plantas de cannabis cultivadas en interiores pueden tener su calor, luz, agua y flujo de aire alterados a las condiciones ideales de cultivo, lo que significa que la época del año para plantar no es un problema.

Sin embargo, para lxs productores de exteriores, el tiempo de germinación y cosecha del cannabis dependerá de algunos factores, como la ubicación geográfica y sus efectos en los sistemas climáticos locales. Pat Goggins, editor de Leafly, resumió la línea de tiempo del crecimiento del cannabis al aire libre, describiendo el equinoccio de primavera como un buen recordatorio de cuándo comienza el proceso de cultivo al aire libre en el hemisferio norte.

El solsticio de verano es mejor para la exposición al sol, el equinoccio de otoño es ideal para la cosecha, y el secado y curado deben realizarse mucho antes del solsticio de invierno.

Obviamente éste es un esbozo, pero ofrece una buena visión general de la línea de tiempo del cultivo de marihuana al aire libre.

Contenido relacionado: Mamá Cultiva Lanza Curso de Cultivo de Cannabis Online en Tiempos de COVID-19

Hay una multitud de factores ambientales que influyen en los tiempos ideales de germinación y las estaciones de crecimiento del cannabis. Las plantas de marihuana tienen hambre de luz solar, por lo que el cultivo gira en gran medida en torno a la luz solar promedio estacional de un área geográfica específica. Las semillas se pueden plantar en marzo o hasta fines de mayo (primavera-verano), y los brotes se cosechan de septiembre a noviembre (otoño). Las estaciones en el hemisferio sur se invierten.

El período de transición del estado vegetativo de una planta de cannabis a la etapa de floración ocurre cuando la planta recibe señales de que los días se están reduciendo y las noches se vuelven más largas. Entonces, las diferencias latitudinales pueden cambiar el tiempo en que una planta comienza a florecer debido a los cambios en la luz del día y la duración de la noche (por ejemplo, el estado de Washington vs. Marruecos).

Germinación

La germinación será familiar para la mayoría de lxs jardinerxs aficionadxs, ya que es la primera señal de crecimiento de las semillas. Se puede lograr a través de diferentes métodos, como el método de la toalla de papel, la siembra directa en el suelo, los tapones de plántulas, el remojo nocturno o el uso de una “estación de germinación” preparada.

La germinación generalmente tarda de uno a siete días en ocurrir. Hay afirmaciones de que las semillas de sativa pueden tardar más en germinar, pero estas afirmaciones no parecen estar respaldadas por ninguna evidencia significativa. Curiosamente, algunas investigaciones mostraron que el perfil de cannabinoides de las semillas podría afectar las tasas de éxito de la germinación. Las semillas de tipo THCA mostraron una tasa de germinación del 100%, en comparación con solo el 39% de las semillas de tipo CBDA que germinan después de seis días.

Contenido relacionado: Autocultivo de Marihuana: la Germinación

Para comenzar el proceso de germinación de las semillas de cannabis, coloca las semillas en una toalla de papel húmeda en un lugar cálido y húmedo hasta que se produzca la germinación. O colócalas en una mezcla para macetas con agua y luego espera hasta que los brotes surjan.

Plántula

Con el crecimiento, tus semillas de cannabis germinadas ahora son plántulas. Una vez que las plantas se ven lo suficientemente fuertes (alrededor de los 10 días de crecimiento) y tienen un sistema de raíces saludable, pueden ser trasplantadas a la tierra u otro medio.

Floración

Después de un período de crecimiento de alrededor de seis a 12 semanas, tu semilla de cannabis ahora estará en la etapa de floración. La floración es tu primer vistazo tu producto final de cannabis, ya que esta “flor” temprana se convertirá en el brote que eventualmente será cosechado y consumido.

Estos pequeños brotes se verán similares a los cogollos florales de la etapa inicial. Pero comenzarán a desarrollar pequeñas estructuras similares a pelos llamadas tricomas, que provienen de la palabra griega para ‘cabello’. Estos pelos son muy importantes, ya que te dicen que la planta es femenina. Esto es importante porque sólo las plantas femeninas pueden producir cogollos de marihuana.

Si tu primera flor produce una estructura parecida a una uva, entonces esa planta es un macho y debe eliminarse de su jardín, ya que es inútil si el objetivo es producir una flor de marihuana consumible. Las plantas de cannabis también pueden ser masculinas Y femeninas (hermafroditas). Éstas mostrarán estructuras masculinas parecidas a uvas con el típico “cabello” femenino. Ten en cuenta que los rendimientos de las plantas hermafroditas suelen ser mucho más bajos que las hembras.

Cosecha

Los cogollos de cannabis continuarán creciendo durante 7-11 semanas. Cuando estén completamente maduros, estarán listos para ser cosechados. El tiempo es clave para la cosecha de cogollos, y los tricomas son un indicador útil. Los tricomas son estructuras en forma de resina que se forman en el exterior de los brotes y se parecen a los cristales de azúcar.

Una vez que la mayoría de los tricomas han cambiado de transparentes a opacos, los cogollos están listos para la cosecha. Los tricomas en las flores de cannabis generalmente cambian de blanco a marrón cuando los cogollos están maduros y listos para ser cortados.

Contenido relacionado: Cáñamo vs. Marihuana: ¿Cuál es la Diferencia?

Para cosechar los cogollos, puedes cortar el tallo principal de la planta de cannabis o cortar tallos separados para aislar los cogollos más maduros. Necesitarás recortar las hojas de los tallos retirados, lo que se puede hacer de inmediato o después del secado (descripto a continuación).

Cuando se hace inmediatamente, el recorte dará como resultado la transferencia de resina a tus manos y tijeras de podar, pero tiende a dar como resultado un producto visualmente más atractivo. Recortar después del secado también requiere más espacio de secado para los tallos más voluminosos, pero reducirá la pérdida de resina y la acumulación en las herramientas.

Curado

Una vez retirados de la planta, los cogollos de cannabis primero deben secarse y luego curarse. Secar y curar los cogollos es un proceso importante que garantiza que no haya exceso de humedad. Esto también ayuda a minimizar las posibilidades de crecimiento de hongos, y extiende la vida útil general de almacenamiento del producto.

Los terpenos son los que le dan a las diferentes variedades de cannabis su sabor y aroma distintivos. Se informa comúnmente que el curado ayuda a preservar estos sabores. Estos compuestos son volátiles. Por lo tanto, es importante garantizar que no se aplique un exceso de calor al cannabis en el proceso de curado, para preservar una flor ideal.

Contenido relacionado: Cinco Formas de Mantener tu Marihuana Fresca

Este proceso de secado se puede realizar de varias maneras, ya sea sobre bastidores de secado o cualquier área grande con ventilación adecuada, temperaturas cálidas (alrededor de 20°C o 68°F) y un 50% de humedad para crear un proceso de secado prolongado.

Una vez secos, los cogollos se pueden curar. Esto ocurre colocándolos en contenedores herméticos, con un tercio del frasco restante para el espacio aéreo. Los frascos deben abrirse al menos una vez al día durante las primeras dos semanas de curado para verificar si hay moho y asegurar un suministro de aire fresco. Alrededor de las dos semanas de curado, los cogollos deben estar lo suficientemente secos como para que sólo se necesiten controles quincenales y reemplazos de aire. Unas cuatro semanas de curado deberían ser suficientes para secar y madurar los cogollos de marihuana.

Cultivo exitoso de marihuana

Con los cogollos de cannabis secados y madurados con éxito, has llegado al final de tu cultivo de marihuana. Los cambios en las semillas, los métodos de cultivo y las técnicas de cosecha pueden afectar la calidad, el rendimiento y las características del producto final.

Contenido relacionado: Básicos del Cannabis: Encontrando tu Dosis y tu Método de Consumo

El cultivo de marihuana es similar al cultivo de cualquier otra planta, aunque viene con su propio conjunto único de desafíos. Siempre que las regulaciones en tu área lo permitan, plantar, cultivar y cosechar marihuana está al alcance de cualquier jardinerx aficionadx.

En conclusión

  • Existen diferentes tipos de plantas de cannabis, a saber: índica, sativa y variaciones híbridas. Ten en cuenta que los términos ‘índica’ y ‘sativa’ no son exactamente precisos para predecir los efectos de un producto final de cannabis.
  • El cannabis se puede cultivar al aire libre o en interiores.
  • El crecimiento interior y el crecimiento exterior en los países tropicales brindan la mayor libertad con respecto a la germinación y la cosecha de cannabis. Los lugares al aire libre en latitudes más altas requieren una planificación en torno a las estaciones para maximizar la exposición al sol y la probabilidad de un rendimiento exitoso.
  • Los métodos de crecimiento interior incluyen sistemas hidropónicos, fibra de coco y cultivo de cannabis en un invernadero. El cultivo en interior se puede hacer en cualquier época del año, mientras que el cultivo en exterior es común en primavera para la germinación.
  • Después de 6-12 semanas, comienza el período de transición del estado vegetativo a la floración del brote en flor. La cosecha sigue después de otras 7-11 semanas de crecimiento.
  • Por último, el cannabis se seca y cura para evitar el moho, aumentar la vida útil y preservar el sabor y el aroma del producto final.

Contenido relacionado: ¿Marihuana Legal? ¿Cómo Es Eso?

Foto principal: Javier Hasse. Imágenes en cuerpo: The Cannigma.

Cannigma

ACERCA DEL AUTOR

Cannigma es su fuente de información sobre el cannabis. Todo lo que necesitas saber sobre la marihuana medicinal, las afecciones y las formas de aliviar los síntomas.

También puede interesarte

Trauma Sexual
Israel Cannabis
Khiron Life Sciences
Empresas de Cannabis