ENG 🇬🇧
la pálida

ABC

La Pálida: Qué Hacer Si Fumaste Demasiado Porro

Por The Bluntness

https://elplanteo.com/wp-content/uploads/2021/09/bsf-expo-cannabis-750x200-1.jpg

La Pálida: Qué Hacer Si Fumaste Demasiado Porro

✍ 11 septiembre, 2021 - 16:20

El término “la pálida” es una expresión coloquial para referirse a cuando alguien consume demasiada marihuana y comienza a sentirse mal. Muchxs consumidores habituales de cannabis sabrán lo que es la pálida, pero puede ser bastante abrumadora para lxs principiantes.

A pesar del indulgente perfil de seguridad del cannabis (y en concreto del THC), su exceso puede provocar intensos efectos secundarios como ansiedad, náuseas, pérdida de equilibrio, aumento del ritmo cardíaco, alteraciones emocionales y más. Lxs consumidores novatos y las personas con ciertas condiciones de salud son especialmente vulnerables.

Independientemente de si eres principiante, tienes experiencia o estás sanx como un caballo, la pálida es una secuencia desagradable, y a veces aterradora. Sin embargo, es importante recordar que nadie ha muerto nunca por una sobredosis de cannabis, aunque los problemas cardíacos de algunas personas son una preocupación válida.

Contenido relacionado: ¿Se Puede Tener una Sobredosis de Marihuana?

Si aprendes a prevenir y manejar la pálida, tu experiencia será mucho más llevadera.

¿Qué es la pálida?

Si te gusta la marihuana, la pálida es la consecuencia de un exceso de algo bueno. ¿Pero qué es exactamente? En pocas palabras, la pálida describe una serie de efectos mentales y físicos desagradables causados por un exceso de THC.

¿Qué ocurre exactamente?

El sistema endocannabinoide natural de nuestro cuerpo se basa en receptores (llamados CB1 y CB2) que son responsables de la captación de cannabinoides internos producidos por el cuerpo. Los receptores CB1 existen principalmente en el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), mientras que los receptores CB2 se encuentran más equitativamente en todo el cuerpo.

Estos mismos receptores trabajan directa o indirectamente con los fitocannabinoides (cannabinoides externos) como el THC. En el caso del THC, el compuesto afecta directamente a los receptores CB1 y CB2 situados en el sistema nervioso central y en el cuerpo, respectivamente. Así es como el THC tiene efectos físicos y mentales.

La pálida se produce cuando los receptores CB1 del sistema nervioso toman más THC del que pueden manejar, lo que conduce a una serie de efectos mentales que pueden ser aterradores, incómodos y (si tienes un problema de corazón) potencialmente peligrosos.

Síntomas de la pálida

La pálida es difícil de experimentar, pero es fácil de detectar. Los síntomas son, en su mayoría, obvios, aunque hay un cierto solapamiento entre estar súper high y la pálida.

Contenido relacionado: Efectos Secundarios de la Marihuana: lo que Tienes que Saber

Algunos de los síntomas de los que hablaremos pueden ser normales para las variedades fuertes. Pero lo que distingue a la pálida es que los efectos se vuelven demasiado intensos.

En otras palabras, si te pasa, lo sabrás. Veamos en qué hay que fijarse.

Náuseas

El cannabis es famoso por su capacidad de ayudar con las náuseas. Todxs hemos oído las maravillas que hace para lxs pacientes de cáncer que sufren problemas de estómago y pérdida de apetito por la quimioterapia.

Pero si tienes náuseas durante o después de consumir cannabis, es muy probable que te esté dando la pálida.

Mareos

Los mareos no son raros cuando estás colocadx. Esa sensación de mareo puede desequilibrarte un poco, literal y figuradamente. Pero cuando te da la pálida, el mareo va más allá de esa sensación manejable de aturdimiento.

Intenta recostarte o cerrar los ojos. Si sientes que sigues dando vueltas, probablemente has superado tu límite de THC.

Paranoia

La paranoia se asocia a menudo con el colocón, así que el hecho de que tengas pensamientos paranoicos no significa que te hayas pasado (aunque es una señal de que deberías dejar el porro por el momento).

Contenido relacionado: La Marihuana y sus Efectos Diversos: Todo Depende de la Dosis

Si no estás familiarizadx, la paranoia es una sensación de malestar, como si algo no estuviera bien. Esto puede llevar a pensamientos intrusivos y perturbadores de tipo persecutivo. Si vives en un lugar donde el cannabis es ilegal, el miedo a que te agarren puede avivar las llamas de la paranoia. También es posible que te pongas nerviosx y que reacciones desproporcionadamente a movimientos o sonidos.

De nuevo, no es raro sentirse algo paranoicx. Puede que hasta estés acostumbradx. Pero si esa sensación se vuelve más extrema de lo que puedes manejar, es posible que se trate de la pálida.

Ansiedad

Mucha gente utiliza el cannabis para combatir la ansiedad, ya sea aislada o crónica. Pero la ansiedad y el porro deben equilibrarse. Las dosis bajas y cuidadosas de THC ayudan a la ansiedad, pero las dosis altas de THC pueden provocar ansiedad.

Algunos quimiotipos sólo hacen que te sientas ansiosx. Pero, de nuevo, se trata del grado. Si te sientes muchos nervios después de consumir mucha marihuana, frena de inmediato.

Aumento del ritmo cardíaco

El THC y el aumento del ritmo cardíaco van de la mano, pero demasiado THC puede causar algunos problemas serios en el departamento cardiovascular.

Si no tienes ningún problema, probablemente estarás bien una vez que el efecto del THC desaparezca y tu ritmo cardíaco se normalice.

Sin embargo, quienes padecen enfermedades cardíacas, presión arterial alta o cualquier otra condición que afecte al funcionamiento del corazón, deberían evitar el cannabis por completo hasta que consulten con un especialista.

Somnolencia

La somnolencia es fácilmente uno de los efectos secundarios más comunes del consumo de cannabis. Después de todo, su naturaleza sedante ha sido un salvavidas para muchas personas con insomnio y otros trastornos del sueño.

Contenido relacionado: Marihuana para Dormir: Todo lo que Necesitas Saber

Por supuesto, no todas las variedades de marihuana producen somnolencia. Pero es fácil distinguir las relajantes de las edificantes.

Con la pálida, esa somnolencia puede llegar a ser realmente severa. Cruza la línea de “relajo suave” a “apenas en pie”.

Boca seca

Si te preguntas por qué el porro puede provocarte boca seca, te sorprenderá saber que no se debe a la deshidratación. En su lugar, el THC inhibe la producción de saliva.

Aunque no corres el riesgo de deshidratación, el consumo de marihuana puede provocar una boca seca leve o grave, que resulta realmente incómoda. Ésta es probablemente la razón por la que el consumo de cannabis a largo plazo puede causar enfermedades de las encías, lo que se ha observado en múltiples estudios, incluyendo uno de la Universidad de Columbia.

Bebe mucha agua para evitar que tu boca se reseque demasiado.

¿Es peligroso el exceso de THC?

Llegados a este punto, puede que te preguntes si el THC es peligroso. La respuesta a esta pregunta es complicada.

No se han registrado muertes como resultado de un exceso de THC. Es seguro concluir que la sustancia en sí no es letal. Pero, como hemos mencionado antes, algunos de los síntomas de la pálida podrían dar lugar a complicaciones perjudiciales.

Complicaciones cardíacas

Las personas con problemas cardíacos podrían estar en riesgo, ya que se sabe que el THC aumenta el ritmo cardíaco, obligando al corazón a trabajar más. Incluso si estás en buen estado físico, el consumo excesivo de cannabis también puede provocar otros problemas cardíacos, como hipertensión arterial, arritmia, ataque cardíaco e infarto.

Contenido relacionado: Interacciones con Medicamentos y Efectos Adversos de la Marihuana

Un hombre canadiense de 70 años con una enfermedad cardíaca aprendió esta lección de la manera más dura en el 2019, después de comprar un chupetín de cannabis ilegal con 90 mg de THC. Aunque hay personas que pueden manejar esa cantidad, está muy por encima de los límites de una persona sin experiencia y con una enfermedad cardíaca.

Una vez más, una persona sana podría no tener problemas con el ritmo cardíaco rápido o la presión arterial alta, pero el hombre en cuestión experimentó dolores en el pecho, problemas para respirar y alucinaciones.

Si te preocupa el efecto del THC en tu corazón, habla con un médicx antes de consumirlo.

Complicaciones para la salud mental

La ansiedad por sí sola es desagradable, pero las personas con un trastorno de ansiedad son especialmente vulnerables durante un brote.

El cannabis y la ansiedad tienen una relación delicada. Las dosis bajas (7,5 mg o menos) reducen la ansiedad, un umbral que es fácil de superar. Si tienes ansiedad y consumes marihuana con fines médicos o recreativos, mantén tu dosis lo más baja posible.

La paranoia también es una forma de pensamiento ansioso, lo que añade otra capa a tus síntomas.

También se necesitan más investigaciones sobre la relación entre la marihuana y afecciones de salud mental como la esquizofrenia o la psicosis. Si tienes una condición de salud mental preexistente, deberías tener particular cuidado antes de decidir consumir cannabis.

Deshidratación

El malestar estomacal es un signo clásico de la pálida. Muchxs sabemos que una vez que los vómitos comienzan, no se detienen por un tiempo. Pero hay mucho más de lo que preocuparse que de vomitar en seco durante horas.

Contenido relacionado: ¿Hay Relación entre Marihuana, Psicosis, Esquizofrenia y Otras Afecciones de Salud Mental?

Si no puedes retener nada en el estómago, la deshidratación es un problema grave. Vigila cómo te sientes y busca signos de deshidratación, como boca seca, labios secos y mucha sed.

Cómo evitar la pálida

La mejor manera de manejar la pálida es prevenirla, lo cual es sorprendentemente fácil de hacer. En última instancia, se trata de tener cuidado para evitar morder más de lo que se puede masticar.

Cuidado con los comestibles de marihuana

A mucha gente le gustan los comestibles por su variedad y sus efectos prolongados. El problema es que comer demasiado es fácil de hacer, pero difícil de arreglar.

Fumar o vaporizar marihuana es rápido, así que es fácil saber si estás llegando a tu límite. Los comestibles llevan tiempo en producir efectos, así que puedes consumir 1.000 mg de THC y no enterarte hasta mucho más tarde.

“Empezar de a poco e ir despacio” es un lema común en la comunidad cannábica, y lxs consumidores de todos los niveles deberían seguirlo religiosamente. Los efectos retardados de los comestibles hacen que sea difícil saber cuánto necesitas. La única manera de saberlo es mediante la experimentación gradual.

Si es posible, lo mejor es conseguir productos de cannabis legalmente, donde el contenido de THC es constante y está claramente etiquetado.

Contenido relacionado: Comestibles de Marihuana: Cómo Consumirlos de Manera Segura

El Dr. Chris Emerson recomienda 3mg para empezar. Espera de 30 a 90 minutos para que los comestibles hagan efecto, aunque podría tardar incluso más. Algunas personas tienen que esperar un día entero antes de volver a probar.

Volver a tomar una dosis demasiado rápido es un problema común con el cannabis comestible. Los comestibles pueden parecer débiles al principio, para luego sentirse considerablemente más fuertes.

Conoce tu límite

La dosificación de la marihuana no es una ciencia exacta, a pesar de nuestros esfuerzos. Sin embargo, entendemos que el sistema de cada persona es diferente.

La sensibilidad y la concentración de los receptores de cannabinoides en el cuerpo y el sistema nervioso central influyen en la facilidad con la que te afectará.

La experiencia (o la falta de ella) también determina la tolerancia. Lxs principiantes deben tener mucho cuidado y evitar excederse con productos con alto contenido de THC.

Consume con amigxs

Colocarse tranquilamente en casa puede ser relajante, pero si piensas superar tus límites, es mejor hacerlo en un entorno de grupo de confianza.

Tus amigxs pueden advertirte si estás consumiendo demasiado porro. Si te da la pálida, estar rodeadx de gente te ayudará a reducir síntomas como la ansiedad o la paranoia, porque la sensación de ayuda inmediata tiene un efecto calmante.

Contenido relacionado: Por Qué los Efectos de la Marihuana Varían Según Quién la Consume

Pero este no es un consejo universal: algunas personas prefieren estar solas cuando se desintoxican.

Prueba consumir menos THC

Ésta es una regla bastante sencilla. La pálida se produce cuando se ingiere más THC del que el cuerpo puede tolerar. La clave para evitarlo es mantenerse lo más lejos posible de ese umbral.

Ya hablamos de “empezar poco a poco” como regla de oro para los comestibles, pero una estrategia similar se aplica al fumar o vaporizar. Lxs principiantes deberían empezar con un cogollo con menos del 10% de THC. Da dos o tres caladas y comprueba cómo te sientes después de diez minutos, y luego prueba más si es necesario.

Qué hacer cuando se consume demasiado porro

Incluso con una dosificación cuidadosa, existe la posibilidad de cometer un error. Si eso ocurre, no te preocupes. Las próximas horas van a ser física y mentalmente duras hasta cierto punto. Tener un plan añade una sensación de control a la situación, por lo que es tremendamente útil saber qué hacer si te da la pálida.

En última instancia, no se puede detener una sobredosis de THC, pero se pueden mitigar o acortar los efectos y aprender lo que funciona mejor para ti.

Recurrir a los terpenos

Los terpenos -compuestos aceitosos que se encuentran en todo el reino vegetal- desempeñan un papel muy importante en los efectos recreativos y médicos del cannabis. Estos compuestos dan a las plantas sus distintos sabores y olores, junto con diferentes aplicaciones en la medicina herbal.

Contenido relacionado: Desmayo por Marihuana: Por Qué Pasa y Qué Hacer Cuando te Baja la Presión

Cuando se trata de la pálida, el beta-cariofileno y el limoneno son terpenos que querrás tener a mano. La buena noticia es que probablemente los tengas.

El beta-cariofileno y el limoneno se encuentran en la pimienta negra y el limón, respectivamente. Ambos son también comunes en muchas variedades de cannabis. Se sabe que estos terpenos ayudan a reducir la ansiedad y la paranoia por estar demasiado colocadx.

Para obtener cariofileno rápidamente, basta con masticar unas bolas de pimienta. Puedes consumir limoneno fácilmente comiendo unas rodajas de limón o bebiendo jugo de limón. No uses limonada, ya que está diluida y llena de azúcar, lo que sólo te deshidratará.

Beber agua

La sequedad de la boca es un efecto secundario común para muchos quimiotipos de cannabis, especialmente si te da la pálida.

El agua suele ser la mejor opción, ya que es más accesible, pero el jugo y el té de hierbas (con poca o ninguna cafeína) también funcionan. Si las náuseas o los vómitos no te permiten ingerir líquidos, prueba a tomar pequeños sorbos o a chupar trozos de hielo hasta que te sientas un poco mejor.

No tomes alcohol ni bebidas con cafeína, ya que contribuyen a la deshidratación y la cafeína puede incrementar la ansiedad.

Tomar un poco de CBD

El cannabidiol (CBD) es un conocido antagonista del THC, lo que significa que mitiga sus efectos. El CBD altera la captación del THC en los receptores CB1, deteniendo bruscamente una mayor intoxicación.

Contenido relacionado: Cómo Bajar el High si Fumaste Demasiada Marihuana

Ten un poco de CBD a mano. Puedes encontrar aceites derivados del cáñamo y otras formas ingeribles de CBD. Pero también está disponible en cartuchos para vapear. Hay muchos vendedores online y tiendas de alimentos saludables que se especializan en estos productos.

Darse una ducha

Las duchas ayudan a despertar los sentidos y a combatir algunos de los efectos negativos que estás experimentando. Utiliza agua fría si te sientes acaloradx.

Hablar con alguien

Si seguiste el consejo de consumir porro con amigxs, cuéntale a tu grupo que te sientes mal y que sospechas que te está dando la pálida. Te hablarán de la experiencia y podrán proveerte comodidad mientras te enfrentas a los síntomas.

Si estás solx, intenta enviar un mensaje o llamar a alguien de confianza, preferiblemente una persona que conozca tu consumo de cannabis. Diles que te sientes mal. Mantén el contacto por teléfono o mediante mensajes hasta que te sientas lo suficientemente cómodx como para superar los síntomas sin ayuda.

Cambiar de entorno

A veces, levantarse y moverse a otro lugar puede ayudar a aliviar los nervios. Intenta salir al exterior durante unos minutos. El aire fresco te alejará de cualquier olor a porro persistente y puede dar a tus sentidos un poco de impulso.

Contenido relacionado: ¿Cuánto Dura el Efecto de la Marihuana?

También es una buena idea eliminar los ruidos de fondo intensos, como la música alta. Intenta poner una película divertida o de bajo nivel para mantener tu mente ocupada.

Calma

Cuando te pega mal el porro, tu mente puede converirse en tu peor enemiga. Los pensamientos negativos e intrusivos que pasan por tu cabeza pueden hacer que la situación sea diez veces peor.

Puede ser difícil de entender en ese momento, pero el problema es temporal y desaparecerá. Además, habrás aprendido una valiosa lección sobre tus límites.

A veces, la clave viene del pensamiento positivo. Recuerda que lo que estás experimentando es el resultado del THC. Una vez que eso desaparezca, los síntomas también lo harán.

Todo lo que oyes, ves o piensas es sólo la consecuencia de un exceso de porro.

Tal vez te dé miedo, pero no te preocupes: se te pasará. Una vez que entiendas esto, toda la experiencia será mucho más fácil.

Citando a los Beatles:

Apaga tu mente, relájate
Y flota río abajo.
No es morir.
No es morir.

Vía The Bluntness, traducido por El Planteo.

Foto por Elyas Pasban vía Unsplash 

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

The Bluntness

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

cbd europa
CBD tratamiento TDAH
NTC Rap