cultivo marihuana interior

ABC

Introducción al Cultivo de Marihuana en Interior (o Indoor)

Introducción al Cultivo de Marihuana en Interior (o Indoor)

✍ 19 septiembre, 2020 - 08:55

Miles de personas alrededor de todo el mundo se preguntan cómo hacer para cultivar cannabis en sus casas. En muchos lugares, lxs pacientes de marihuana medicinal ahora tienen la opción de cultivar su propia medicina, así que pensé que sería apropiado hacer mi primera contribución a esta columna. En este artículo brindaremos únicamente información sobre cultivo de marihuana en interior, con el fin de mantener las cosas fáciles.

Si eres nuevx en el mundo de la marihuana (y especialmente en el del cultivo), estoy seguro que ya te debes haber sentido abrumadx. Aquí intentaremos desglosar lo esencial para comenzar tu viaje. Lo llamaremos algo así como “una introducción al cultivo de marihuana en interior”.

Contenido relacionado: Guía para el Autocultivo de Cannabis: Genéticas, Medios y Ambientes de Cultivo

“La marihuana es una planta, crecerá en cualquier lugar” es un comentario que se puede escuchar bastante a menudo. Mientras que esto podría parecer cierto, el cannabis se parece más a las rosas que a las hierbas comunes. De hecho, el cannabis está clasificado genéticamente en el orden Rosales, y este orden genético contiene muchas plantas, incluidas las rosas. Al igual que las rosas, el cannabis puede sobrevivir en una gran variedad de climas y condiciones. Y también, como las rosas, requiere de cuidados especializados para alcanzar su máximo potencial.

Cultivar a partir de semillas

Hay dos maneras de empezar a cultivar una planta de cannabis. La manera obvia es a partir de semillas. Como con cualquier otra semilla, la plantas y la dejas germinar. La otra forma es a partir de un esqueje.

Un esqueje es un corte tomado de una planta y modificado de tal manera que comienza a crecer sus propias raíces. Así se convierte en una especie de clon, pero en una planta separada. Dado que el corte se obtuvo de una sola planta, es una copia exacta del ADN de la planta de la que se obtuvo. Cuando el cultivo sea legal para lxs pacientes medicinales, los esquejes no serán legales para la venta o el comercio, aunque se les permitirá hacer los propios y conservarlos.

Hoy en día existen sólo dos tipos de semillas de cannabis disponibles en el mercado: las fotoperiódicas y las autoflorecientes.

El ciclo de vida de todas las plantas de cannabis también se divide en dos etapas.

  • La primera es la etapa vegetativa. Esto es cuando a la planta le crecen sus ramas y hojas. Básicamente, es el momento en que las plantas desarrollan su cuerpo y estructura.
  • La segunda fase es la fase de floración. Esta es la etapa de la vida de la planta que todxs esperamos. Es cuando comienzan a desarrollar las flores que se transformarán en cogollos. Las plantas de cannabis fotoperiódicas no entrarán en la etapa de floración hasta que reciban 12 horas de oscuridad por día. Las plantas de cannabis autoflorecientes florecerán en función de su edad, incluso si se dejan bajo luz durante 24 horas al día.

Independientemente de si compras semillas/esquejes fotoperiódicas o auto-florecientes, ambas están separadas en dos categorías: feminizadas y regulares.

Contenido relacionado: Autocultivo de Marihuana: la Germinación

El cannabis es una planta dioica. Esto significa que se necesita a un macho para polinizar a una hembra con el fin de la reproducción. Las semillas regulares contienen machos y hembras. Las hembras son las únicas que producen frutos (cogollos). Y, si quieres asegurarte de que los cogollos no tengan semillas, debes quedarte con las semillas/esquejes feminizados. Las semillas feminizadas son todas hembras. Al elegir qué plantas de cannabis deseas cultivar, hay cosas a tener en cuenta antes de pasar a la decisión de las variedades.

¿Necesito una carpa de cultivo?

El lugar más simple y efectivo para cultivar marihuana es en el interior de una tienda de cultivo. Las carpas de cultivo vienen en una gran variedad de formas y tamaños. La mayoría de las tiendas producidas en serie son ensambladas usando un marco tubular entrelazado, que luego debes armar tu mismx. La lona se coloca sobre el marco siguiendo todas las guías e instrucciones del fabricante. El lienzo exterior de la mayoría de las carpas es normalmente de un material tipo nylon tejido y negro. El lienzo interior de la mayoría de las carpas es un material altamente reflectante llamado mylar. Aunque también se pueden utilizar otros materiales. El mylar se utiliza no sólo porque es altamente reflectante, sino también porque refleja la luz de manera uniforme y es extremadamente duradero.

Todas las carpas utilizan un sistema de cierre y guardado para mantener la luz interior dentro de la carpa y al mismo tiempo mantener la luz exterior fuera. Por ejemplo, la luz exterior podría alcanzar a una planta hembra en su ciclo de floración o en sus 12 horas de oscuridad, ocasionando que la planta se convierta en una hermafrodita. A esto se le llama “hermafrodismo por estrés lumínico”. Una de las principales razones por las que las carpas son tan eficientes y comúnmente utilizadas, es por su capacidad de evitar que esto ocurra. Todas las tiendas contienen accesos para la ventilación, así como puertos de acceso para el cable de alimentación. Contiene también barras de apoyo superior para colgar las luces de cultivo.

Contenido relacionado: Todo sobre el Proceso de Cultivo de Marihuana

Si se usan semillas fotoperiódicas, entonces lo ideal sería tener dos tiendas de cultivo diferentes. De esta manera, una tienda puede ser exclusivamente usada para plantas en su etapa vegetativa, mientras que la segunda tienda puede ser dedicada a plantas en la etapa de floración. Al elegir el tamaño de la carpa, las tres cosas más importantes a tener en cuenta son: el espacio disponible de la tienda, el número de plantas que planeas cultivar y el tamaño de las plantas que planeas hacer crecer.

¿Qué luces son las mejores para cultivar cannabis?

Al decidir qué luces de cultivo comprar, es importante recordar la formulación de los 50 watts por pie cuadrado de espacio de cultivo. Este cálculo permitirá los resultados deseables para tu planta específica. Hay tres categorías básicas de luces adecuadas para el cultivo de marihuana en interior:

1. La primera es HID (High Intensity Discharge). Esta categoría de luz incluye HPS (Sodio de Alta Presión), MH (Haluro Metálico), y CMH (Haluro Metálico Cerámico). Estas luces emiten una cantidad extrema de luz y necesitan un balastro separado para alimentarla. El mayor inconveniente de este tipo de luces es el calor que emanan. De las 3 categorías de luces de cultivo, las de HID son las que más calor producen. Hoy en día existen muchos tipos diferentes de luces HID en el mercado. Las recomendadas para una tienda de cultivo de marihuana en interior son las luces que tienen la capacidad de conectar los conductos a la instalación. Las luces HID con conductos, que producen una menor cantidad de calor, se conocen como tubos fríos.

2. La segunda categoría de luces son las luces fluorescentes. Generalmente se venden en barras de 2 o 4 pies, aunque también hay bombillas de crecimiento CFL (lámparas fluorescentes compactas). Las luces fluorescentes deben ser usadas sólo para esquejes o plántulas. No tienen suficiente salida de luz para plantas en la etapa vegetativa o incluso para plantas en la etapa de floración.

Contenido relacionado: Conoce la Próxima Generación de Iluminación LED para Cultivo

3. La tercera categoría de luces para cultivo son las luces LED. Las LED pueden ser de tres formas diferentes. LED de espectro completo, que emiten una luz similar a la luz negra. También conocidas como LEDs “borrosas”, éstas son a menudo las más rentables. La nueva tecnología ha introducido las LEDs de cobre y los tableros cuánticos. Las luces LED normalmente consisten en numerosos diodos individuales montados en línea unos con otros. Las luces LED cob (chips a bordo) agrupan estos diodos en un módulo de iluminación. Esto puede aumentar la vida útil así como el rendimiento general de las LEDs.

Las últimas LED disponibles se conocen como placas cuánticas. Las LEDs de placa cuántica son grandes placas de circuitos con cientos de LEDs individuales montadas en ellas. Estos tipos de luces LED emiten un color de luz blanca hiper brillante. Son muy brillantes y más frías que las luces HID tradicionales. Cuando se compran luces LED, es importante tener en cuenta el verdadero voltaje de la luz que se esté comprando. Los watts que figuran pueden ser muy diferentes a los watts reales del tomacorriente. Cuando compares la potencia de los watts por luz obtenida, haz caso omiso de todas las afirmaciones del fabricante y sólo ten en cuenta los “watts reales” o los watts del medidor.

¿Cómo controlo la ventilación y el flujo de aire?

El flujo de aire y la circulación son de suma importancia cuando se cultiva en interiores. Para mantener la humedad y la temperatura bajo control, así como para ayudar a fortalecer las plantas, se deben utilizar ventiladores. La falta de flujo de aire puede causar una multitud de problemas. El moho y el sobrecalentamiento son los dos primeros que me vienen a la mente. Una combinación de factores determinará el tamaño y los tipos de ventiladores necesarios para mantener tu tienda en la mejor condición posible.

Contenido relacionado: Cinco Formas de Mantener tu Marihuana Fresca

Por ejemplo, en una tienda de tamaño promedio con una luz HPS de 1000 watts, para lograr un entorno de crecimiento ideal se necesitaría instalar un ventilador en línea de 6 pulgadas, usando un conducto flexible de 6 pulgadas hacia la luz que atraiga el aire frío desde el exterior de un extremo de la tienda a través de la luz y lo expulse al exterior del extremo opuesto de la tienda. Un ventilador en línea de 4 pulgadas, usando un conducto para tirar del aire exterior dentro de la tienda para introducir aire más fresco, y un simple ventilador de caja de 20 pulgadas o un ventilador oscilante de 16 pulgadas para distribuir el movimiento del aire.

Mientras que un LED de 600 watts en una tienda de 2×4 puede requerir solamente un ventilador de extracción de 4 pulgadas conectado a un conducto que corra fuera de la tienda en combinación con un pequeño ventilador oscilante. Es importante señalar que los filtros de carbono están hechos para casi todos los tipos de ventiladores de cultivo en línea. La instalación de un filtro de carbono en la línea del ventilador de escape reducirá significativamente todos y cada uno de los olores del aire de tu carpa de cultivo.

¿Qué son los medios?

Cuando usamos el término “medio”, nos referimos a cualquier cosa a la que se aferren las raíces. Esto puede incluir diferentes tipos de suelos, así como otros materiales utilizados principalmente en montajes hidropónicos. Cuando se cultiva cannabis, se elige una de las dos opciones: crecer en el suelo o crecer en el agua.

Elegir con cuál ir puede ser una tarea desalentadora. Para los propósitos de este artículo, nos apegaremos a los dos medios principales: orgánico y no orgánico. Los suelos orgánicos deben contener al menos un 20% o 25% de material vivo basado en carbono. El suelo no orgánico puede convertirse en suelo orgánico añadiendo agregados orgánicos. Los agregados orgánicos comunes, que son muy beneficiosas para el cultivo de marihuana, incluyen el guano de murciélago y el humus de lombrices de tierra. A menudo también se añaden agregados no orgánicos, como arcilla, para ayudar con el drenaje.

Es muy importante mantenerse alejadx de cualquier tierra de maceta que prometa alimentar a la planta. Estos tipos de tierra tienen nutrientes de liberación gradual y no se recomiendan para el cultivo de marihuana, ya sea de interior o de exterior.

El cultivo en agua se conoce como cultivo hidropónico. Cuando no se utiliza la tierra como medio, se debe utilizar otro material para ayudar a sostener la estructura de la planta. Esto se logra utilizando materiales como aglomerados de arcilla o fibra de coco. Estos materiales proporcionan a las raíces superiores de la planta algo a lo que aferrarse mientras las raíces buscan la humedad y los nutrientes.

Contenido relacionado: Ecológico y Rentable: 3 Métodos para Cultivadores de Cannabis Conscientes

Hay diferentes tipos de sistemas y montajes hidropónicos. Una simple búsqueda en Google o YouTube puede ayudarte inmensamente a la hora de decidir el sistema adecuado para tus necesidades específicas. El cultivo hidropónico presenta algunas ventajas únicas. La que personalmente me gusta más es la falta de plagas. Mientras que el daño de de plagas puede ocurrir a causa de la ausencia de suelo, a su vez, no contarás con la posibilidad de que estas plagas pongan huevos en la tierra.

¿Necesitaré nutrientes?

El cannabis requiere cantidades específicas de nutrientes clave para sobrevivir. Casi todos los nutrientes disponibles en el mercado tendrán una serie de tres números impresos en la parte inferior de la etiqueta. Estos tres números corresponden a N (Nitrógeno), P (Fósforo) y K (Potasio). Se necesitan diferentes niveles de cada uno de estos tres nutrientes clave a lo largo del ciclo de vida de la planta.

Por ejemplo, el cannabis requiere una mayor cantidad de nitrógeno durante su etapa vegetativa que en su etapa de floración, en la que se requiere menos nitrógeno y más potasio y fósforo. Obviamente, también se necesitan nutrientes adicionales como el calcio y el magnesio. En los cultivos hidropónicos, los nutrientes se añaden al agua en circulación. Los nutrientes pueden ser añadidos al suelo, en una variedad de formas. Se puede modificar el suelo de forma natural con aditivos como la harina de huesos, harina de sangre, guano de murciélago o tripas de lombriz, por nombrar algunos.

Contenido relacionado: La App para Cultivo de Cannabis Creada por Argentinxs

También hay pulverizadores de follaje (que se rocían directamente a las hojas), productos líquidos y en polvo, que pueden mezclarse con agua y aplicarse durante el riego normal. También hay “tés” orgánicos. Estos son generalmente caseros, aunque algunos tés prefabricados también están disponibles comercialmente. Los tés suelen consistir en material orgánico con alto contenido de nutrientes vitales. Hay recetas de té casero disponibles en internet. El PH debe ser monitoreado de cerca cuando se mezclan y/o agregan nutrientes a las plantas, la tierra y el agua.

Otros suministros básicos para el cultivo de marihuana en interior

Como se puede ver, las plantas de cannabis requieren un cierto nivel de atención a los detalles. Hay una variedad de herramientas que pueden ayudar a facilitar la atención a los detalles, para tener plantas de calidad así como cosechas abundantes. Dentro de tu espacio de cultivo, seguramente querrás monitorear ciertas variables. La primera y más importante es la temperatura del aire y la humedad relativa dentro del área. Esto se puede lograr con el uso de un higrómetro térmico.

Los higrómetros térmicos deben dejarse en el espacio de cultivo durante todo el tiempo que dure el mismo. Esto asegura lecturas precisas, sin importar la hora del día o el horario de luz. Otra variable que debe ser monitoreada, tan importante como la temperatura y la humedad relativa, es el PH del medio. Los niveles de PH nos dicen cuán ácido es algo. El cannabis tiene un cierto rango de PH en el que prospera. Estos rangos pueden variar dependiendo del medio de cultivo. También es importante comprobar el PH de cualquier agua que estés utilizando para regar tus plantas (independientemente de si los nutrientes se han añadido o no). Los “medidores de palo” de PH pueden utilizarse para controlar el PH del suelo y del agua.

Contenido relacionado: La Planta de Cannabis, Parte por Parte

Hoy en día se encuentran en el mercado muchos tipos diferentes de medidores de PH, así como higrómetros térmicos. Están disponibles en línea o en cualquier vivero, tiendas para el hogar o tiendas de cultivo. De vez en cuando se necesitan humidificadores, deshumidificadores y acondicionadores de aire portátiles. La comprobación de los niveles de humedad y temperatura determinará si son necesarios.

Vía The Medical Cannabis Community, traducido por El Planteo.

Foto por Daniel Norin on Unsplash

También puede interesarte

elon musk
Klan Stuart
Israel Cannabis
cannabis argentina