ENG 🇬🇧

Básicos del Cannabis: ¿Qué Son los Tricomas?

Categoría: Cannabis

✍ 16 enero, 2021 - 13:36

Por The Green Fund

tricomas

Los tricomas son una de las características más interesantes de la planta de cannabis. No sólo tienen un aspecto y un olor interesantes, sino que tienen una amplia gama de funciones que contribuyen al bienestar tanto de la planta como de sus consumidores.

Tanto consumidores como cultivadores y botánicxs atestiguarán que la planta de cannabis es un espécimen visualmente atractivo. Las flores albergan múltiples tonos de verde y pueden acentuarse con colores vivos como el púrpura y el rosa, mientras que también hay numerosas características que pueden atraer la mirada.

Contenido relacionado: La Planta de Cannabis, Parte por Parte

Y quizás la más interesante de todas estas características son los tricomas, y no sólo por su aspecto.

¿Qué son los tricomas?

Los tricomas son apéndices claros que sobresalen de plantas como las algas, líquenes y, por supuesto, el cannabis. Aparecen en toda la superficie de las plantas de cannabis y se producen principalmente en las flores, los tallos y las hojas. Estos tricomas pueden estar formados por pelos, pelos glandulares, escamas y papilas.

Si has visto una planta de cannabis, aunque sea sólo los cogollos, entonces habrás notado que pueden tener un aspecto exterior escarchado. Esto se debe en realidad a los tricomas, ya que tienen un aspecto brillante y cristalino. Se cree que una alta concentración de tricomas en los cogollos es una indicación de que la variedad tiene una alta potencia.

Pero, ¿cuál es la razón detrás de esta línea de pensamiento?

Bueno, los tricomas contienen glándulas secretoras que producen una resina clara y brillante. Esta resina recubre las superficies de las plantas, que es la razón por la cual las flores y hojas de cannabis tienen una textura pegajosa.

La resina es responsable de los sabores y el aroma de la planta, pero no es ahí donde termina la diversión. También contiene todos los cannabinoides, como el THC y el CBD, terpenos, flavonoides y varios otros fitoquímicos que contribuyen a la potencia, los efectos y el perfil terapéutico único de cada variedad.

Tipos de tricomas

Los tricomas se dividen en dos categorías principales, cuya clasificación depende de su capacidad para secretar esta resina. Los tricomas glandulares producen cannabinoides, terpenos y flavonoides y son capaces de secretarlos en una resina a través de sus glándulas secretoras. Por otro lado, los tricomas no glandulares, también conocidos como cistolíticos, no secretan resina.

Contenido relacionado: Básicos del Cannabis: ¿Qué Es un Cogollo?

De los tricomas glandulares, también existen tres subcategorías: bulbosos, sésiles y entallados.

Los tricomas bulbosos son bulbos diminutos que no pueden ser vistos sin la ayuda de un microscopio. Están distribuidos uniformemente a lo largo de la superficie de la planta de cannabis y no son específicos de ninguna zona en particular. Son responsables del aspecto escarchado y la textura pegajosa de la planta. Sin embargo, su capacidad para producir cannabinoides sigue siendo cuestionada.

Los tricomas sésiles son más grandes y más abundantes que los tricomas bulbosos, pero todavía se requiere un microscopio para observarlos. Estos tricomas tienen bulbos grandes y pueden encontrarse en la parte inferior de las llamadas “hojas de azúcar” del cannabis. Tienen células secretoras en su base, que son responsables de sintetizar fitocannabinoides y terpenos.

Los tricomas glandulares entallados son más abundantes y mucho más grandes que las otras variedades, y pueden verse fácilmente a simple vista. Este tipo de tricoma se encuentra principalmente en las flores de cannabis y rara vez se ve en las hojas. Su estructura está compuesta por un gran bulbo glandular que se asienta sobre un tallo multicelular. Este bulbo es el epicentro de la producción fitoquímica, haciendo de estos tricomas los motores de la potencia de la variedad de cannabis.

Función del tricoma

Los tricomas se pueden encontrar cubriendo las superficies de muchas plantas en toda la naturaleza. Pueden tener una amplia gama de funciones y no son sólo específicos de la planta de cannabis. Por ejemplo, los tricomas están presentes en algunas variedades de plantas carnívoras, en las que su pegajosidad les permite capturar a las presas. En cambio, los tricomas de la marihuana funcionan como mecanismo de defensa.

Contenido relacionado: Virus, Viroides y Cannabis: una Breve Introducción

Durante el cultivo, su función principal es disuadir a las plagas y a los depredadores, al tiempo que protegen a la planta de cualquier otro factor de estrés ambiental. Las plantas de cannabis hembra que han comenzado a florecer pueden volverse vulnerables a los insectos, los animales y las condiciones ambientales, como los dañinos rayos ultravioleta.

Los tricomas no glandulares actúan como disuasivos de las plagas, atrapando y empalando pequeños insectos. Por otro lado, los tricomas glandulares producen terpenos que tienen un sabor amargo y un aroma acre que las plagas encuentran desagradable. Los tricomas también protegen a la planta de los vientos perjudiciales, inhiben el crecimiento de hongos y mantienen un nivel óptimo de humedad a nivel de la superficie para que las hojas no se sequen.

Como se ha mencionado anteriormente, la función más interesante de los tricomas (al menos desde una perspectiva farmacológica) es su capacidad de producir y secretar una serie de fitoquímicos. Las moléculas clínicamente relevantes como cannabinoides, terpenos y flavonoides se producen dentro de las células del tricoma a través de la biosíntesis.

En este proceso, las enzimas catalizan una serie de reacciones químicas que producen moléculas complejas a partir de moléculas más pequeñas. En lo que respecta a la biosíntesis de cannabinoides, las principales enzimas implicadas son la sintasa del ácido canabidiólico (CBDA), la sintasa del ácido canabicroménico (CBCA) y la sintasa del ácido tetrahidrocannabinólico (THCA).

Siguiendo los tres pasos básicos de la biosíntesis de los cannabinoides, que son la unión, la prenilación y la ciclización, estas enzimas convierten precursores como el ácido canabigerovarino (CBGVA) y el ácido canabigerólico (CBGA) en los cannabinoides ácidos THCA y CBDA. Estos cannabinoides ácidos pueden luego ser alterados aún más por descarboxilación, para convertirse en THC y CBD, las formas que producen efectos fisiológicos.

Producción de tricomas

La biosíntesis de cannabinoides sólo comienza dentro del tricoma una vez que la planta ha entrado en su fase de floración. Cuando la planta comienza a florecer, los tricomas comenzarán a formarse a lo largo de las superficies de la planta, donde comenzarán a metabolizar los precursores necesarios para la síntesis de los cannabinoides.

Contenido relacionado: Todo sobre el Proceso de Cultivo de Marihuana

Son muchos los factores que pueden influir en la concentración y la tasa de crecimiento de los tricomas de la marihuana, y la genética de la planta y el medio ambiente desempeñan un papel importante. Por ejemplo, la luz ultravioleta puede afectar en gran medida a la producción fitoquímica, ya que las plantas que reciben un espectro de luz más amplio suelen producir concentraciones más elevadas de cannabinoides.

Los tricomas comenzarán a mostrar maduración cuando pasen de un estado claro y translúcido a un color blanco nublado. Esta transición de color indica cuándo un tricoma ha alcanzado su “madurez máxima” (es decir, la mayor concentración de fitoquímicos producidos). Lxs cultivadores de cannabis utilizan esto como indicación de cuándo cosechar, ya que la degradación comienza poco después de este punto y se puede observar cómo los tricomas cambian de blanco a ámbar.

Cabe aclarar que los tricomas son extremadamente frágiles y pueden ser destruidos o degradados a través de cosas como el contacto físico excesivo, la sobreexposición al calor y la luz, la oxidación y el tiempo. Lxs cultivadores de cannabis son competentes en la mitigación de estos riesgos para preservar los tricomas y sus fitoquímicos durante todo el tiempo que puedan.

Concentrados de cannabis

Otra opción para prolongar la vida de los tricomas y todo lo bueno que producen es convertirlos en concentrados de cannabis. Casi todos los concentrados que se encuentran en el mercado provienen de tricomas o de la extracción de la sopa fitoquímica que contienen. Estos productos se han vuelto increíblemente populares entre lxs consumidores de cannabis y se utilizan en gran medida debido a su potencia y facilidad de consumo.

Para fabricar concentrados de cannabis, se aíslan compuestos deseables como los cannabinoides, los terpenos y los flavonoides, que se extraen de las glándulas de tricomas de la planta. Las dos principales modalidades de separación de los tricomas de las plantas de cannabis son la separación física y la extracción química.

Contenido relacionado: Guía para los Concentrados de Cannabis y su Extracción

La separación física implica procesos que rompen y eliminan los tricomas del material de la planta. Uno de los métodos consiste en sacudir la planta para desprender los tricomas, como se observa en la creación del tamiz seco o kief. Estos dos términos son intercambiables y se refieren a las glándulas de tricomas que se han desprendido del material vegetal. Este “kief” puede ser presionado y convertido en un concentrado como el hachís.

Otro método de separación física es el de prensar la flor de cannabis en una prensa calentada. El calor funde los tricomas en una resina que contiene numerosos fitoquímicos, y el producto resultante se conoce como rosin.

La extracción química utiliza solventes químicos, como etanol, butano y CO2 supercrítico, para disolver los tricomas de la planta. La extracción con solventes es ampliamente aceptada como el método más eficiente de separación de tricomas, y es el método preferido por la mayoría de lxs fabricantes de la industria del cannabis.

Los tricomas son realmente dignos de aprecio, así que asegúrate de revisarlos la próxima vez que veas una planta de cannabis. No sólo ayudan a proteger la planta de cualquier peligro externo, sino que producen todos los productos químicos con los que se asocia al cannabis. Las futuras investigaciones sobre tricomas ayudarán a descubrir aún más aplicaciones médicas y recreativas de la planta de cannabis.

Vía The Green Fund, traducido por El Planteo.



The Green Fund

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte