ENG 🇬🇧
compuestos hongos

ABC

¿Qué Compuestos Hay en los Hongos Mágicos Aparte de la Psilocibina?

¿Qué Compuestos Hay en los Hongos Mágicos Aparte de la Psilocibina?

✍ 17 julio, 2021 - 15:01

Por Dr. K Mandrake.

Cada vez hay más investigaciones que demuestran que la psilocibina es un tratamiento eficaz para la salud mental. Por ende, muchxs periodistas que informan sobre estos estudios han bautizado las cápsulas de psilocibina fabricadas en laboratorio y utilizadas en la investigación científica como “hongos mágicos sintéticos“. Sin embargo, esta simplificación puede ignorar el abanico de compuestos potencialmente psicoactivos que se encuentran en estos hongos. De hecho, actualmente sabemos poco sobre ellos. Al centrar la atención de los medios de comunicación en la psilocibina, puede que estemos simplificando en exceso el efecto que los hongos mágicos, en sí mismos -como un todo-, tienen sobre quienes las consumen.

Contenido relacionado: Guía Práctica: Cómo Tomar Hongos Psicodélicos

El efecto séquito es una idea acuñada originalmente por la industria del cannabis y que algunxs han aplicado a los hongos mágicos. Propone que la suma de los componentes químicos de toda una planta es mayor que sus partes. En el caso del cannabis, se cree que los cannabinoides distintos del THC o el CBD, como el CBN o el CBG, por no hablar de la carga de compuestos aromáticos de la planta llamados terpenos, se potencian entre sí en un efecto holístico y sinérgico.

En los hongos mágicos, las cantidades de compuestos químicos potencialmente psicoactivos pueden variar según la especie, las condiciones de cultivo e incluso los métodos utilizados para analizarlos en el laboratorio. Comúnmente se conoce a estos compuestos como alcaloides.

Así que en este artículo echaremos un vistazo a algunos de estos alcaloides menos conocidos. Además, exploraremos lo que se sabe actualmente sobre la posible contribución de estos compuestos a una experiencia con hongos mágicos.

Psilocibina y Psilocina

Psilocybin and Psilocin chemical structures

La psilocibina es la verdadera estrella del espectáculo en el llamado renacimiento psicodélico. Hoy, científicxs estudian sus efectos para tratar la ansiedad, la depresión, la adicción, los trastornos alimenticios y otras condiciones. La psilocibina se ha descubierto en más de 200 especies de hongos; la mayoría pertenece al género epónimo Psilocybe, del cual se han encontrado en 116 especies. Además de aparecer en hongos, hay al menos un estudio que indica que puede estar presente en un raro liquen (una combinación simbiótica de hongos y algas) llamado Dictyonema huaorani, procedente del Ecuador amazónico.

Contenido relacionado: Hongos Psicodélicos: Una Historia Definitiva

Fue María Sabina, la curandera mazateca, la primera en dar a conocer los hongos psilocibios al banquero y micólogo aficionado Robert Wasson en 1955. Sin embargo, la sustancia química fue aislada por primera vez en una muestra de Psilocybe mexicana cultivada en laboratorio por el químico suizo Albert Hofmann en 1959.

La psilocibina, sin embargo, no es realmente el compuesto que afecta directamente al cerebro, sino que es un profármaco. Esto significa que se descompone químicamente (se metaboliza) dentro del cuerpo en el compuesto activo psilocina. Éste luego pasa de la sangre al cerebro para actuar sobre el receptor 5-HT2A; tal mecanismo es el responsable en última instancia de los efectos neurológicos descritos en los estudios modernos con psilocibina sintética.

En comparación con la psilocibina, la psilocina es relativamente inestable. En presencia de oxígeno y acidez, se descompone en el característico color azul que se observa en los hongos dañados o viejos. Aunque esta reacción azulada ha sido observada durante décadas por la micología, la vía química que determinó que la psilocina fuera la causante no fue comprendida hasta el año 2020. En dicho año, Claudius Lenz y otrxs investigadores del Instituto Leibniz de Investigación de Productos Naturales y Biología de las Infecciones en Alemania hicieron este descubrimiento.

Baeocistina

Baeocystin chemical structure

La baeocistina es un alcaloide que tiene una estructura química similar a la de la psilocibina. Se encuentra comúnmente en muchas de las mismas especies de hongos, aunque en concentraciones mucho menores (hasta un tercio de la concentración de la psilocibina). La baeocistina fue descubierta por Albert Leung y Ara Paul en 1968; y, al igual que la psilocibina, recibió el nombre del hongo del que se aisló por primera vez, el Psilocybe baeocystis. Desde su descubrimiento, se ha detectado en una gran variedad de especies, incluyendo la Psilocybe cubensis, comúnmente cultivada; especies amantes de la madera como la Psilocybe cyanescens; y especies productoras de “trufas” como la Psilocybe tampanensis.

Contenido relacionado: ¿Son las Trufas Mágicas lo Mismo que los Hongos Mágicos?

Sabemos poco sobre los efectos de la baeocistina de forma aislada. Sin embargo, Jochen Gartz, químico y micólogo del Instituto de Biotecnología de Alemania, hizo referencias anecdóticas a que su psicoactividad era comparable a la de la psilocibina en su libro “Magic Mushrooms Around the World“, publicado en 1997.

En una especie de contradicción, el famoso micólogo Paul Stamets informó en The Joe Rogan Podcast en el 2019 que una experiencia con baeocistina pura durante un estado de ansiedad elevado no le causó alucinaciones similares a las de la psilocibina, pero sí dilató sus pupilas y provocó que su ansiedad desapareciera.

Aunque estas anécdotas pueden ser útiles para orientar la investigación, hasta la fecha sólo un estudio se ha centrado en la actividad alucinatoria de la baeocistina en ratones. Llevado a cabo por Alexander Sherwood y sus colegas del Instituto Usona en el 2020, lxs investigadores midieron la respuesta de contracción de la cabeza (un predictor fiable del efecto alucinatorio en humanos) de ratones expuestos a diferentes concentraciones de baeocistina y no encontraron ningún efecto.

Esta investigación puede respaldar la experiencia de Stamets de no tener alucinaciones con la baeocistina. Aún así, es necesario investigar más las afirmaciones sobre las propiedades de este alcaloide para reducir la ansiedad, y cómo estos efectos pueden interactuar con los de otros compuestos presentes en los hongos mágicos.

Norbaeocistina

Norbaeocystin chemical structure

Contenido relacionado: Guía Práctica: Cómo Cosechar Hongos Psicodélicos

La norbaeocistina fue descubierta simultáneamente a la baeocistina, por lxs mismxs investigadores y en la misma especie de hongo. Sin embargo, si sabemos poco sobre los efectos de la baeocistina, sabemos aún menos sobre la norbaeocistina. Aunque lxs científicxs del Instituto Usona han encontrado la forma de sintetizar este alcaloide, hasta la fecha no se han realizado estudios sobre sus efectos psicoactivos. Esto deja dicho campo de investigación muy abierto para futuros estudios.

Norpsilocina

Norpsilocin chemical structure

La norpsilocina es uno de los alcaloides descubiertos más recientemente, también descubierto por Claudius Lenz y sus colegas en el 2017. Investigadores del Instituto Leibniz de Investigación de Productos Naturales y Biología de las Infecciones aislaron este alcaloide de Psilocybe cubensis, la especie más cultivada por autocultivadores. Actualmente se cree que la norpsilocina es el equivalente metabolizado de la baeocistina. De hecho, lxs investigadores comparan la relación química de estos dos alcaloides con la de la psilocibina y la psilocina. (Es decir, la psilocibina y la baeocistina representan los equivalentes no metabolizados de la psilocina y la norpsilocina, respectivamente).

Contenido relacionado: Trucos sobre Cultivo de Hongos Mágicos para Personas de la Ciudad

Sin embargo, en un estudio realizado en el 2020, investigadores del Instituto Usona descubrieron que, a diferencia de la psilocina, la norpsilocina podría ser incapaz de pasar de la sangre al cerebro para ejercer un efecto alucinógeno. Pero cuando se utilizó la norpsilocina en pruebas que miden el efecto de un compuesto sobre el receptor 5-HT2A directamente, se descubrió que era incluso más potente que la psilocina.

La unión de estas investigaciones indica que, aunque la norpsilocina puede ser más potente que la psilocina, es químicamente incapaz de pasar de la sangre al cerebro para ejercer su efecto. Si bien es posible que este alcaloide no actúe sobre los mismos receptores cerebrales que la psilocina, actualmente se desconoce si existen otros receptores o vías químicas en el cuerpo sobre los que la norpsilocina pueda actuar en su lugar.

Aeruginascina

Aeruginascin chemical structure

En la línea de tiempo de los descubrimientos de alcaloides de los hongos, la aeruginascina se sitúa en un punto intermedio. Fue descubierta por primera vez por Jochen Gartz en 1989 en la Inocybe aeruginascens. Sin embargo, una investigación reciente realizada a finales del 2020 por Klára Gotvaldová y sus colegas de la Universidad de Química y Tecnología de la República Checa descubrió la presencia de este alcaloide en la Psilocybe cubensis. Esto sugiere que el compuesto puede ser más común de lo que se pensaba.

Contenido relacionado: ¿Dónde Crecen los Hongos Mágicos?

Además de ser químicamente similar a otros alcaloides de los hongos, la aeruginascina también comparte una estructura similar a la bufotenidina. Dicha sustancia química se encuentra en el veneno de algunos sapos. En el mismo artículo de 1989, Jochen Gartz analizó 23 casos de ingestión accidental de Inocybe aeruginascens y descubrió que los efectos siempre provocaban euforia. Sin embargo, al igual que con otros alcaloides descritos aquí, se sabe poco sobre los efectos de las formulaciones puras de aeruginascina.

ß-carbolinas

ß-carbolines chemical structure

Desde el punto de vista químico, el descubrimiento de ß-carbolinas en cuatro especies de Psilocybe (P. cyanescens, P. cubensis, P. semilanceata y P. mexicana) fue toda una sorpresa. Podemos agradecer a Felix Blei y otros investigadores del Instituto Leibniz de Investigación de Productos Naturales y Biología de la Infección por su descubrimiento en el 2019. Las ß-carbolinas son una clase general de compuestos químicos que incluyen las sustancias químicas que se encuentran en Psychotria viridis y Banisteriopsis caapi. Estos ingredientes vegetales son utilizados en los brebajes tradicionales de la ayahuasca, también llamados inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO).

En el contexto de la ayahuasca, la monoaminooxidasa es la enzima que descompone la DMT en el intestino. A través de la inclusión de un IMAO, la actividad de estas enzimas se reduce, aumentando y prolongando los efectos del DMT en la infusión. Debido a la similitud estructural de la psilocibina y la DMT, los IMAOs también podrían desempeñar un papel en la potenciación del efecto de la psilocibina en una experiencia con hongos mágicos. Este hecho plantea algunas cuestiones interesantes sobre cómo una experiencia clínica con psilocibina pura puede diferir perceptualmente de una experiencia con hongos enteros.

Contenido relacionado: Ayahuasca: Todo lo que Necesitas Saber

Aunque la psilocibina está teniendo sus quince minutos de fama, parece que hay mucho más que aprender sobre la interacción y el potencial efecto séquito de los compuestos naturales de los hongos mágicos. Independientemente de que el efecto séquito pueda aplicarse a los mismos, tanto los estudios científicos históricos como los modernos han demostrado que, desde el punto de vista químico, los hongos tienen algo más que psilocibina.

Vía DoubleBlind, traducido por El Planteo.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte