Vapear o Fumar

Cannabis

Cannabis: ¿Es Vapear Realmente Mejor que Fumar?

Por Goldleaf

Cannabis: ¿Es Vapear Realmente Mejor que Fumar?

✍ 29 junio, 2020 - 10:00

El mercado del cannabis está cambiando. En el 2017, lxs consumidores norteamericanxs gastaron USD 4,2 mil millones en flores de cannabis, y sólo USD 1,9 mil millones en concentrados de cannabis. Las proyecciones indican que para el 2022 las flores y los concentrados tendrán el mismo nivel en el mercado de cannabis. Las estimaciones de ventas para ambos son de USD 10.5 mil millones por año. Una de las razones principales de este ascenso del cannabis vaporizado sobre el cannabis quemado se debe a sus supuestas ventajas.

La ciencia detrás de vapear marihuana

Vapear cannabis requiere un vaporizador + flor o concentrados. Puede ser medicinal o recreativo. Vapear difiere de fumar porque el proceso involucra aire caliente que roza la flor sin encenderla. Así, los cannabinoides se liberan en forma de vapor en lugar de humo. Según lxs investigadores Mallory Loflin y Mitch Earleywine, “una proporción significativa de usuarixs medicinales informan que prefieren las dosis más bajas de flor de cannabis antes que los concentrados, porque los efectos [de los concentrados] pueden ocurrir con demasiada rapidez. Estxs participantes también informaron que los extractos condujeron a una mayor tolerancia. Por estas razones, el material vegetal vaporizado puede tener ventajas sobre los extractos”. La flor generalmente resulta más barata y fácil de obtener que los extractos y concentrados. Aún así, no existen métodos correctos o incorrectos.

Vapear marihuana (en vez de fumar) también trae una serie de beneficios. Por ejemplo, el contenido de cannabinoides del vapor es alto, prácticamente sin compuestos pirolíticos. Esto significa que el vapeo no causará una gran acumulación de alquitrán en los pulmones. Los vaporizadores ofrecen a lxs usuarixs de cannabis una alternativa a los riesgos pulmonares de fumar. Además, proporcionan un efecto más rápido que los comestibles.

Contenido relacionado: Vaporizadores de Marihuana: Mitos y Verdades sobre Cómo Funcionan 

Ahora bien, el público ha expresado una preocupación generalizada por los recientes escándalos mediáticos que involucran a adolescentes vapeando y terminando hospitalizadxs. Jacob Borodovsky, epidemiólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, afirma que no es el THC el que causa problemas pulmonares, sino más bien la forma en la que se procesa y se fuma el THC. Aún en estados de EEUU con cannabis legalizado, lxs estudiantes de secundaria son menores de 21 años, por lo tanto, no pueden comprar legalmente accesorios de cannabis. Esto ha llevado a un aumento de adolescentes que crean cartuchos improvisados ​​o “de contrabando”. La CDC ha advertido a lxs consumidores en contra de los mismos.

Por último, uno de los beneficios más importantes del vapeo es el cogollo ya vapeado (AVB por sus siglas en inglés). Los vaporizadores dejan atrás varios cannabinoides activos en los AVB que pueden utilizarse para extraer concentrados y crear comestibles. También hay un proceso llamado curación con agua. Ésta puede eliminar cualquier combustible no deseado que pueda afectar el sabor.

La ciencia detrás de la fumar marihuana

La combustión, cuando se trata del consumo de cannabis, consiste básicamente en fumar flores usando una envoltura, un tazón, un bong o un artículo doméstico modificado. Si bien la combustión es actualmente el método de consumo más común, no está exenta de riesgos. Por ejemplo, lxs fumadores crónicxs pueden experimentar tos, jadeo, inflamación general de las vías respiratorias, dificultad para exhalar y producción de esputo.

Contenido relacionado: ¿Es Peligroso Fumar Marihuana?: Una Mirada Científica

Aun así, fumar cannabis es mucho más seguro que fumar tabaco. La estricta supervisión de la industria legal del cannabis en las naciones industrializadas establece regulaciones sobre la cantidad de pesticidas y aditivos que se pueden usar en su producción. Esto, junto con procesos de acreditación intensivos y un monitoreo constante de la industria del cannabis, garantiza la seguridad de los productos de cannabis para lxs consumidores de una manera que supera con creces la del tabaco.

Elegir el método adecuado para ti

Si bien los riesgos de fumar tabaco han sido bien documentados durante más de medio siglo, los efectos de fumar cannabis versus vapearlo aún se desconocen en gran medida. Sin embargo, expertxs médicxs como el Dr. Chen, director de la Iniciativa de Investigación de Cannabis de la UCLA, concluyen que se cree que fumar marihuana libera más alquitrán y carcinógenos en el cuerpo que vapear. Fumar, o inhalar cannabis quemado, es el método de consumo más utilizado. Aún así, a medida que más y más consumidores se vuelven conscientes de la salud, ven al vapeo como una alternativa. Por lo tanto, la demanda de vapeo está aumentando.

Contenido relacionado: No Hace Falta Fumar para Consumir Cannabis: Una Introducción a Métodos Alternativos

El vapeo es un método de consumo relativamente nuevo, que se convirtió en una corriente principal a mediados de la década del 2010. La creciente demanda de opciones de vapeo para lxs consumidores legales de cannabis ha ayudado a impulsar los avances en investigación y tecnología dentro de la industria. Aunque los casos de enfermedad pulmonar posiblemente relacionados con el vapeo han aparecido recientemente en los medios de comunicación, es importante tener en cuenta que ningún compuesto o dispositivo único puede vincularse a todos los casos. Comprar en dispensarios legales y preguntar sobre cómo se preparan los productos puede ayudar en gran medida a proteger a lxs consumidores de daños. Finalmente, estar en sintonía con tu cuerpo y probar diferentes métodos de consumo puede ayudarte a decidir qué es lo que finalmente funciona para ti.

Foto: Rubén Bagüés

Vía Goldleaf, traducido por El Planteo.

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Bong Appétit, via Viceland
Consumo Responsable